Visitas al blog:

jueves, 21 de marzo de 2019

Día mundial de la poesía.

Hola navegantes.

En efecto, hoy es el día mundial de la poesía, ese género tan  denostado (sólo 1% de las ventas de obras literarias, por debajo incluso del ensayo, con un 3,6%) que parece hecho para interesar sólo a los que son algo tontos o muy simples. Pero en esta época de las opiniones poco fundamentadas, expresadas rápidamente y a veces incluso sin palabras, sólo con emoticonos, espero que siga quedando un hueco para los que se solazan con la belleza de las palabras, el ritmo, la rima y lo que un renglón sugiere, más que lo que expresa. 

Vuelvo a ofreceros este poema, con el que termina "Dibucartas al grumetillo", ahora acompañado de su dibupoema para disfrutar también de su  expresión visual:

 EL FUTURO DE UN GRUMETILLO.

Yo no sé si a los veinte te veré con pantalones de cuero y con guerrera
o escribiendo poesías de amor con flores en el pelo, detrás de una tetera.

No sé si a los treinta te veré tirado en el sofá apurando las colillas
o intentando mantener tu juventud con pantalón de deporte y zapatillas.

No sé si a los cuarenta te veré solo y obsesionado por no perder el flequillo,
o feliz con una hermosa mujer enseñando a vivir a un rubio grumetillo.

No sé si a los cincuenta te veré harto de hacer un trabajo improductivo
o contento con el justo equilibrio entre la profesión y lo caritativo.

No sé si a los sesenta te veré adicto al trabajo y con un descapotable
o adelantando tu jubilación pensando que te queda una vida formidable.

No sé si a los setenta te veré prolongando tu trabajo peripatético
o con diez años detrás disfrutando de nuestro mundo polifacético.

No sé si a los ochenta te veré con la caja de pastillas, cayéndosete la baba,
o paseando feliz por Puertochico con los nietos colgados de la cachaba.

No sé si a los noventa te veré en una silla de ruedas, ido y pellejudo,
o contando de tu juventud las historias del barco del marino patilludo.

Pero yo estoy contento por haber comprendido que, aunque la forma no la sé,
en todos esos años, desde algún sitio más o menos lejano, te veré.



 ____________________________________________________________________
Y aquí el dibupoema, que no sale en el libro y es especial para vosotros, que seguís el blog:


miércoles, 20 de marzo de 2019

Una bala perdida.

Hola navegantes.

Aunque no es un tema náutico, esta vez no me resisto a contar la anécdota de nuestra última salida al monte. Fuimos al pico Tureña, al Norte de Burgos, una zona de trincheras y búnqueres de la guerra civil. En la cima encontramos un proyectil sin explotar de unos 30 cm de largo y unos 10 cm de diámetro, completamente oxidado y obviamente un resto de aquella contienda:






Al volver a casa llamé a la Guardia Civil de Burgos, y antes de media hora se ponía en contacto conmigo el jefe de la unidad de desactivación de explosivos, al que dí la foto y la ubicación. El día siguiente me llamó para comunicarme que ya habían explosionado el proyectil y que lo habían identificado como uno italiano de 100 mm. Fijaos cómo quedó el lugar de la explosión al compararlo con la foto anterior (se han desintegrado las rocas de alrededor) y la carcasa del proyectil, que era de hierro y se había abierto como un huevo cocido:






Debe servir de aviso para los montañeros sobre la peligrosidad de estos artefactos aunque hayan pasado tantos años, y sobre la necesidad de comunicar su presencia a la Guardia Civil. Para mí es increíble que estando al aire libre en una zona concurrida por excursionistas, en ochenta años nadie les hubiera informado.

Clic aquí

Y aquí.

lunes, 18 de marzo de 2019

viernes, 15 de marzo de 2019

martes, 12 de marzo de 2019

Un anuncio náutico muy tierno.

Hola navegantes.

A veces en el sitio más inesperado te encuentras una joya. En la revista Voiles et Voiliers ha aparecido este anuncio. En vez de ofrecer a la venta algún barco de segunda mano o solicitar tripulantes para una travesía, dice:

"Donación de material. 

Antiguo monitor de vela, tengo 80 años y desgraciadamente ya no puedo navegar. Ofrezco gratuitamente ropas de aguas en excelente estado, que podrán ser de utilidad a algún tripulante no adinerado... (sigue una relación de ropas de aguas de primeras marcas).


Y termina:

 "Contactar por e-mail porque estoy sordo".

En contadas ocasiones también ha habido ofertas de regalar un velero, cuando los gastos de mantenimiento ya no justifican una afición que no puede disfrutarse por la edad o la enfermedad, haciendo feliz a alguien que le cae como un regalo del cielo. Me vino a la cabeza aquella frase de Teresa de Calcuta, a la que cito sólo por su altruismo: "El bien que hagas será olvidado mañana. Haz el bien de todos modos".

¡Con cuidado, navegantes!.

lunes, 11 de marzo de 2019

A vela por Venecia.

Hola navegantes.

No son pocas las ganas que tengo de navegar en el Corto Maltés por Venecia. Seguramente mi siguiente gran travesía sea la vuelta a Italia, que ya estoy empezando a preparar en sucio posiblemente para 2020, y que por supuesto incluirá la navegación por la ciudad del amor. Por si fuera poco, el último número de Voiles et Voiliers publica esta foto antigua de un velerito por uno de los canales pequeños. ¡No te fastidia!


jueves, 7 de marzo de 2019

Habrá libro de la vuelta a Francia.

Hola navegantes.

La Editorial ExLibric ha vuelto a recoger el guante y va a publicar el libro de  nuestra vuelta a Francia el verano pasado. Su título, "Ladrar al espejo (la vuelta a Francia del Corto Maltés"). Como sabréis, en un Tonic 23 salimos de Santander, ascendimos la costa atlántica hasta Bretaña, a continuación el Canal de la Mancha hasta cerca de la frontera con Bélgica, y finalmente descendimos por los ríos y canales del interior de Francia hasta el Mediterráneo. Sorprendentemente los mares gruesos de Bretaña y Normandía no fueron lo difícil del viaje, sino las aguas interiores, colmatadas de algas y sin recursos para apoyar a la navegación de recreo, que casi nos obligan a abandonar por sucesivas averías del fueraborda.

Tres meses, más de dos mil millas y el descubrimiento de trece ríos son el balance de la circunnavegación de Francia. Una colección de anécdotas y sitios maravillosos y sorprendentes, como la navegación bajo la Torre Eiffel o por el río La Rance, frenado por una presa mareomotriz que provoca mareas artificiales, independientes de la luna. Antes de salir habíamos estudiado las múltiples dificultades del recorrido, que casi nos hacen desistir de intentarlo con ese barquito. Pero por el camino fuimos comprendiendo que esas advertencias eran como el perro que ladra a un espejo y se asusta de sí mismo (de ahí el título). Pasa mucho en la vela, de tanto repetir los posibles peligros terminamos creyéndonoslos, alimentando nuestros propios temores y los de los demás. Está claro que esos peligros existen, pero sobre todo si no se planifica bien y uno termina en el lugar inapropiado en el peor momento. Pero finalmente el Corto Maltés (un velerito de seis y pico metros de eslora y con un fueraborda de 8 CV, y al final del viaje de 6 CV) pasó por todos esos sitios y circunstancias, teóricamente tan peligrosos, sin ninguna dificultad, disfrutando día a día de la navegación sin ningún incidente grave.

El libro está ilustrado con “dibufirmas” (el nombre de los puertos de recalada transformado en la silueta de un barco) y ha sido prologado por Santiago González Zunzundegui, navegante transmundista vasco, que en su velero JoTaKe dio la vuelta al mundo con su familia. Este es el índice:



    Prólogo, por Santiago González Zunzundegui.
1    Los peligros de la circunnavegación de Francia, y el porqué del título.
2    Los preparativos.
3    Como siempre, el Purgatorio de Las Landas.
4    Conociendo el Río Charente y el Joshua de Moitessier.
5    Las primeras islas.
6    El complicado Río Etel y las islas Groix y Glénan.
7    El mítico Raz du Seine.
8    La Rada de Brest y el río Aulne.
9    Otros rincones escondidos y el río Elorn.
10    El Finisterre francés y la entrada en el Canal de la Mancha.
11    El río Trieux y la llegada a Saint-Malo.
12    Las mareas artificiales de La Rance.
13    El Corto Maltés en el Reino Unido y el Raz Blanchard.
14    Arromanches, el desembarco (fallido) de Normandía.
15    Los acantilados de Normandía y los primeros problemas con el motor.
16    Una despedida del mar preciosa.
17    Primeros problemas en los canales.
18    Llegamos a París.
19    A punto de abandonar.
20    El largo túnel y un motor nuevo... que también falla.
21    A propulsión hacia el Sur.
22    Un fin de viaje muy, muy raro.
23    Resumen, conclusiones y balance personal.
Anexo 1    Escalas y millas recorridas.
Epílogo    A mi barco.



martes, 5 de marzo de 2019

Una foquita y delfines en la bahía.

Hola navegantes.

Ya hemos empezado a navegar en esta primavera anticipada, y las primeras salidas están siendo pródigas en sorpresas.

Un día vimos a una foquita nadando sola entre El Puntal y la playa de Los Peligros. A mí no me dio tiempo a grabarla, pero posteriormente se ha difundido este vídeo en las redes. Lo siento, pero no sé quién es el autor:

Clic aquí.

Es una pena porque al parecer está sola. Y otro día a unos delfines pescando por la misma zona de la bahía:


Tampoco sé quién es el autor, lo siento. En cualquier caso nos hace presentir lo cerca que están nuestros meses buenos, ¡otro verano!.

Dibufirma del Ciudadano García.

En agradecimiento a Jose Antonio García ("Ciudadano García"), responsable del programa de RNE "Esto me suena", por el tiempo que nos dedicó y por su ayuda en la difusión de "Dibucartas al grumetillo".


domingo, 3 de marzo de 2019

viernes, 1 de marzo de 2019

Barcos de desguace como viviendas.

Hola navegantes.

Se ha creado un grave problema con los veleros que se van desguazando al final de su vida útil. No existe un sistema organizado de reciclado de las piezas, la fibra de vidrio no puede reutilizarse, y la mayoría acaban hundidos o abandonados en las esquinas o terraplenes de las marinas. Por ejemplo, en Francia hay un millón de barcos matriculados, con una edad media de 35 años, y un porcentaje alto están abandonados, a falta de reciclaje. Muy recientemente la legislación francesa obliga a los propietarios a encargarse de la destrucción o reciclaje de los barcos al final de su vida útil, pero eso cuesta entre 2 y 3.000 euros.

Una empresa francesa ha empezado a reacondicionarlos como vivienda. Normalmente recogen barcos ruinosos a los que extraen el motor, quitan la quilla y el palo, limpian y descontaminan (algunos han estado hundidos) y luego pintan el exterior y hacen nuevo el interior.


 Les sierran la popa para que se pueda acceder más cómodamente, los asientan en el terreno mediante unas calzas y les hacen un acceso en forma de terraza con un toldo por la popa.

 


El futuro propietario les indica el uso que le va a dar: como despacho o habitación de invitados en su jardín, como apartamento de alquiler en un camping, como casita de fin de semana al lado de un río, etc, y adaptan el espacio interior a sus necesidades.


Como vivienda habitual no es que sea un chollo, pero en las marinas hay mucha gente que vive habitualmente en su barco, y los últimos años yo he pasado 3 meses al año en el Corto Maltés, de menos de 7 metros de eslora, y uno se acostumbra.



La mayoría de los barcos que acondicionan son de 6 a 14 metros de eslora, y el precio oscila entre 15 y 20.000 euros incluyendo todo, hasta su instalación en el lugar de destino.



Podéis ver el vídeo aquí.


https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/industrie-nautique/chantier/deconstruction/video-une-nouvelle-vie-pour-les-epaves-de-bateaux-778fad04-35fe-11e9-922b-b6f3eafe8d7b?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&mediego_ruuid=7a3f6664-2b44-4069-b842-7d45bde5a917_7&mediego_campaign=20190227_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190227&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&vid=1609053

A mí me ha parecido una buena idea. A ver si se sigue el ejemplo en España.

jueves, 28 de febrero de 2019

miércoles, 27 de febrero de 2019

¡Lo reflotaron!

Hola navegantes.

El precioso velero que se hundió mientras estaba fondeado en un río de Connecticut (ver entrada del blog de 6 de febrero de 2019) ha podido ser reflotado. Podéis ver el vídeo del reflotamiento tomado desde un dron aquí:

https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/securite-en-mer/sauvetage/video-le-bateau-coule-dans-les-glaces-renfloue-br-b72508b8-379a-11e9-a49c-44c141c723e1?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&mediego_ruuid=7a3f6664-2b44-4069-b842-7d45bde5a917_6&mediego_campaign=20190227_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190227&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&vid=1609053

Lo que parece que no está claro es la causa del hundimiento.  Ahora vendrá la remoción completa del interior y su reconstrucción, porque parece que la estructura no ha sufrido.


lunes, 25 de febrero de 2019

Entrevista en RNE sobre "Dibucartas al grumetillo".

Hola navegantes.

El miércoles 27 de febrero van a entrevistarnos en Radio Nacional de España a Javier y a mí sobre el libro "Dibucartas al grumetillo".

Será a las 16 h. en el programa "Esto me suena" dirigido por José Antonio García, y podréis oírlo en la frecuencia 96.9 o seguirlo en directo en Internet en la dirección:

http://www.rtve.es/radio/radio-nacional/directo/

Un saludo.

domingo, 24 de febrero de 2019

Con una dibufirma original como marcapáginas.

Hola navegantes.

Aún me quedan 20 dibujos originales del libro "Un tripulante llamado Murphy". Son las dibufirmas de los puertos en los que recalamos en aquella navegación hasta la isla de Elba, en Italia. A los siguientes veinte que pidan el libro en mi correo (alvarogaledo@gmail.com) les regalaré uno de los dibujos originales como marcapáginas.


Un saludo.

jueves, 21 de febrero de 2019

miércoles, 20 de febrero de 2019

martes, 19 de febrero de 2019

lunes, 18 de febrero de 2019

viernes, 15 de febrero de 2019

Día Internacional contra el Cáncer Infantil

Hola navegantes.

El lazo dorado simbolizaba el cáncer infantil antes de generalizarse su segundo significado, que ya conocéis. Quería representar la fortaleza y resistencia de los niños con cáncer, comparable a la del oro. Organizaciones del todo mundo, instituciones públicas y privadas, grupos de la sociedad civil y el mundo académico, se pusieron de acuerdo en usar el símbolo del lazo dorado para expresar su apoyo y solidaridad en la lucha contra el cáncer infantil. Aunque no ha alcanzado la importancia y visibilidad del lazo rosa del cáncer de mama, el rojo del VIH o el amarillo en Cataluña, ahí está su simbolismo.



Este verano cuando dimos la vuelta a Francia en el Corto Maltés vimos, en la entrada al puerto de Le Havre, una escultura preciosa que me evocó lo subrayado en el párrafo anterior y que es autoexplicativa: un niño resistiendo que un elefante salte a pídola sobre él:



El Día Internacional del Cáncer Infantil, que se celebra desde 2001, pretende concienciar sobre la importancia de los desafíos a los que se enfrentan los niños  y sus familias, y sobre la necesidad de que en cualquier lugar del mundo tengan acceso a un diagnóstico y tratamiento a tiempo. Todo niño con cáncer merece la mejor atención médica y psicológica, independientemente de su país de origen, raza, estatus económico o clase social. Además, se apoya en la premisa de que la muerte de niños con cáncer es evitable con un diagnóstico temprano, y luego con la disponibilidad y acceso a los tratamientos y cuidados apropiados.

Cada año unos 300.000 niños son diagnosticados de cáncer. En Cantabria son unos 10 al año. Con una atención de calidad más del 80%  pueden sobrevivir, llevando luego una vida plena y saludable. Pero en países de ingresos bajos no reciben una atención completa y, como resultado, más del 90% de las muertes por cáncer infantil ocurren en entornos de bajos recursos.

En España, la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer agrupa a las asociaciones de padres con el objetivo de trasladar la problemática de los niños con cáncer y plantear soluciones. En Cantabria se llama AMARA Cantabria y podéis ver sus actividades aquí:

www.amaracantabria.org




En el Día Internacional del Cáncer Infantil pedimos una colaboración renovada para cuidar a los niños con cáncer en todo el mundo, y nosotros lógicamente en Cantabria. Una forma como otra cualquiera puede ser regalar el libro "Dibucartas al grumetillo", porque todos los beneficios irán a la lucha contra el cáncer infantil. Animaos.

Dibufirma del Alifax.

Dibufirma del Dufour 4800 bautizado ALIFAX...


miércoles, 13 de febrero de 2019

Presentación de "Dibucartas al grumetillo" en el Colegio de Médicos.

Hola navegantes.

El próximo miércoles 20 de febrero, Javier y yo presentaremos el libro "Dibucartas al grumetillo" en el Colegio de Médicos de Cantabria, a las 19:30 h. Será en la Calle Ataulfo Argenta 33, de Santander. Si no pudisteis ir a las presentaciones anteriores estáis invitados.

También os pido, como otras veces, que me ayudéis a difundir esta convocatoria entre vuestros conocidos. Para ir entrando en materia, os adjunto una de las dibucartas del libro, la que le escribí cuando empezó a reaccionar al trasplante:


¡Con cuidado, navegantes!

domingo, 10 de febrero de 2019

Dibufirma del Viking III.

Dibufirma del Brin de Folie bautizado "Viking III":

viernes, 8 de febrero de 2019

Una seguidora literal de Moitessier.

Hola navegantes.

En 1968 se convocó la primera regata a vela alrededor del mundo sin escalas y sin asistencia exterior. Era el año de los hippies, de la revolución de mayo del 68, el año anterior a llegar el hombre a la luna, y ni siquiera se sabía si era posible hacer esa vuelta al mundo a vela. De hecho se apuntaron 9 barcos y sólo uno consiguió volver a Europa, el Suhaili, de Robin Knox-Johnston, que se convirtió en el primer hombre en lograr esa hazaña. Ya he hablado otras veces de él, por ejemplo hace poco cuando el ganador de la réplica de aquella regata llegó al puerto de salida y Robin fue a recibirle (entrada del 30-1-19). Por cierto, hace unos años Robin estuvo en el Sail In Festival de Bilbao y pude regalarle la dibufirma de su velero, el Suhaili, que creo que le emocionó recibir:



Si os fijáis tenía una herida en la mano derecha, porque sigue navegando y haciendo bricolajes en el Suhaili (y eso que el 17 de marzo Robin cumple 80 años).

Bueno, pues a pesar de que la regata la ganó Robin, el que se hizo famoso fue Bernard Moitessier, el peso pesado de la vela francesa, al que por el camino le dio la venada y decidió no volver a Europa cuando la iba ganando. Al pasar el Cabo de Hornos, en vez de remontar el Atlántico hacia Inglaterra decidió seguir hacia el Este para alcanzar otra vez el Pacífico, sólo por el gusto de estar en el mar y seguir navegando, porque no le apetecía volver a Europa, y según él "para salvar su alma". Ese gesto troqueló la vida de muchos navegantes de los años sesenta y posteriores.


Yo no soy especialmente forofo de Moitessier, y creo que para conocerle es fundamental leer el libro de Françoise, su mujer, “60.000 millas a vela” aparte de sus propios libros. Un gran navegante y comunicador pero un hombre al fin y al cabo, y como todos una desgarbada colección de puntos flacos, con sus inseguridades, sus contradicciones y sus miedos. Bernard concretamente, cuando navegaba con Françoise, tenía un miedo oscuro a las arribadas a puerto, por sus experiencias de naufragios anteriores (con todos sus barcos naufragó cerca de la costa). Y sobre todo sus problemas con las mujeres, que resumió con esta frase una de las tripulantes de su barco, el Joshua, cuando le encontramos este verano en La Rochelle, y que sonaba como un sopapo: "Bernard acabó destrozando todos sus barcos... y todas sus mujeres". Por ejemplo, con su decisión de seguir hacia el Pacífico dejó colgada en Francia a su mujer y sus tres hijos para empezar una "nueva vida" en la Polinesia. En la foto, el encuentro este verano del Joshua con el Corto Maltés en La Rochelle:

 

Volviendo a esa famosa regata, este año se han organizado dos réplicas. Una es la Golden Globe bis, que es competitiva y acaba de ganar Jean Luc Van Den Heede, con 73 años (ver entrada del 30 de enero). La otra es "La Longue Route 2018-2019", que no es competitiva, carece de premio para el ganador, y es simplemente un recorrido para ponerse a prueba uno mismo. De hecho, toma su nombre del libro que Bernard escribió contando esa vuelta y media al mundo, "La longue route", que en español se tradujo como "El largo viaje". Igual que la de 1968 no era necesario que los participantes salieran el mismo día ni del mismo puerto. Pudieron elegir cualquier fecha entre el 18 de junio y el 30 de septiembre de 2018, y cualquier puerto al Norte del paralelo 45º en Europa o del paralelo 41º en América, con la única condición de llegar al mismo puerto de salida después de dar la vuelta al planeta. Y por supuesto, sin escalas y sin ayuda exterior.

Bueno, pues llegados aquí resulta que una de las participantes, Suzanne Huber-Curphey (de la que os hablé en la entrada del 3 de enero) que iba en cabeza al pasar el Cabo de Hornos, ha decidido lo mismo que Bernard, y en lugar de tirar hacia el Norte para volver a Europa va a seguir hacia el Este, como él, y seguramente intentará llegar a la Polinesia para hacer exactamente la ruta de Bernard.


No sabemos si será por la necesidad de ocupar las portadas o porque realmente pasar el Cabo de Hornos te desencadena una fiebre o una chaladura específica que te obliga a seguir. El propio Robin Knox-Johnston, que desconocía la decisión de Moitessier, que le precedía, escribió en su diario de navegación el 18 de enero de 1969 al pasar el Cabo de Hornos (¡y ya llevaba 219 días en el mar!): 

"Mi primer impulso después de doblar el Cabo de Hornos fue continuar yendo hacia el Este. La sensación de haber pasado lo peor era enorme, y supongo que ese impulso era una manera de hacerle una burla al mismo Océano Austral, casi como para decirle: te he vencido y ahora volveré a hacerlo para demostrártelo. Afortunadamente esa fase pasó inmediatamente. Un periodo de tiempo frío e incómodo puso las cosas en su perspectiva correcta. Empecé a pensar en baños calientes, pintas de cerveza, en el otro sexo y en filetes de carne, y me metí en el Atlántico camino de casa".

Y más adelante, el 7 de abril de 1969 (llevaba 298 días en el mar) escribía:

"El empuje que, al cruzar Hornos, me había hecho desear navegar se había roto finalmente.  El mar no era ahora un entorno sino un obstáculo entre mi casa y yo. De pronto, deseaba ver a mi gente y a mi país, y cuanto antes mejor". 

A otro nivel, por supuesto, pero a mí también me pasa. A lo mejor salgo para navegar tres meses, como el verano pasado la vuelta a Francia, y al principio disfruto alejándome. Pero también hay en mí una parte que no es nómada y le gusta volver a casa. Está bien salir a ver el mundo, qué se cuece un poco más allá del horizonte, pero también está bien volver a tu rincón, tus cosas y tu familia. A ver en qué se queda esto de Suzanne. Por lo menos va a conseguir que estemos pendientes de ella.

¡Con cuidado, navegantes!.

jueves, 7 de febrero de 2019

Dibufirma de La Misericorde.

Dibufirma del Vulcain V "La Misericorde":


miércoles, 6 de febrero de 2019

Se hundió en el hielo.

¡Qué pena!. Es lo malo que tienen los barcos respecto a las casas: su existencia es absolutamente precaria. ¿Os imagináis que pudiera uno volver a su casa un día y encontrar que ha desaparecido?. Porque hay gente que al jubilarse vende su casa y lo invierte todo en un barco, para vivir en él y navegar por el mundo. Pero a partir de ese momento todo su patrimonio está en precario, depende de un ancla que no agarre, de una raya gigante que decida jugar con su fondeo y lo desenclave, de un pasacascos que se pudre y hace una vía de agua, un error de cálculo que le echa contra las rocas, o como en este caso de un maldito hielo que al expandirse comprime  el caso y lo revienta.


No se sabe exactamente lo que ha pasado pero este lujoso barco estaba fondeado en un río de Connecticut y unos días después apareció hundido entre el hielo. El río era poco profundo y el barco ha tocado fondo quedando fuera del agua sólo la arboladura, lo demás se ve sumergido. Las imágenes del video se han tomado con un dron y no dejan espacio nada más que a la desolación. Espero que estuviera bien asegurado.

El vídeo aquí:

https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/securite-en-mer/naufrage/etonnant-les-images-d-un-bateau-coule-dans-les-glaces-0b2b111c-260e-11e9-9f98-823fa2e0a27b?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&mediego_ruuid=03baee72-8b1a-4e66-aa52-61d99664886b_4&mediego_campaign=20190206_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190206&vid=1609053


lunes, 4 de febrero de 2019

sábado, 2 de febrero de 2019

viernes, 1 de febrero de 2019

jueves, 31 de enero de 2019

Un arco iris secundario.

Hola navegantes.

Volviendo de un excursión hemos visto el espectáculo de un arco iris doble. Aunque lo hemos visto otras veces en el mar, no nos dio tiempo a fotografiarlo. Está vez estábamos en una pista y sí pudimos hacerlo.


La luz del Sol es blanca, pero el blanco no es un color propiamente dicho sino un conjunto de colores. Bajo ciertas condiciones se separan y aparece el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul, el añil y el violeta. Para que se separen el rayo de luz debe pasar de un medio a otro, del aire al agua por ejemplo.

El que veis más cerca del suelo es el arco iris principal o primario: sus colores son más fuertes y tiene el rojo arriba y el violeta abajo. En la foto se ve incompleto porque terminaba detrás de la colina del primer plano.

Un rayo de luz solar incide en la mitad superior de una gota de lluvia. Al pasar del aire al agua cambia de dirección. Ese cambio es distinto para los diferentes colores que componen la luz solar. El rojo se curva menos y los otros se van curvando más hasta el violeta. El rayo blanco se convierte así en un conjunto de rayos de distintos colores que se van separando más a medida que avanzan. Y terminan saliendo de la gota al exterior, cada color en distinta dirección. Es el arco iris primario. Cuando hay millones de gotas, vemos un arco de color rojo porque todas nos envían la luz roja bajo el mismo ángulo, otro arco amarillo, otro naranja, etc.

El segundo arco se produce a partir del rayo de Sol que penetra por la mitad inferior de la gota y nos es devuelto después de dar dos botes internos. En el transcurso de esos rebotes internos los rayos se cruzan y salen de la gota en orden inverso. El segundo arco es más débil porque en cada rebote se pierde energía y el ángulo de salida es mayor. Por esa razón el segundo arco iris se ve más alto y con los colores cambiados: el rojo abajo y el violeta arriba.

Entre ambos arcos el cielo es más oscuro, porque los rebotes dentro de la esfera de cada gota dejan un ángulo muerto sin luz. Se llama "Zona Oscura de Alejandro".

Ojalá podáis verlo alguna vez. Es un espectáculo bonito y bastante raro.

¡Con cuidado, navegantes!.

miércoles, 30 de enero de 2019

Gana la vuelta al mundo en solitario con 73 años.

Hola navegantes.

Así es, Jean Luc Van Den Heede, con 73 años, ha ganado la regata Golden Globe, vuelta al mundo en solitario y sin escalas ni ayuda exterior. Llegó ayer a Les Sables, en Francia, 211 días después de la salida de ese mismo puerto.

Es una réplica de la primera vuelta al mundo sin escalas, que se realizó en 1968 cuando ni siquiera se sabía que tal cosa se pudiera hacer. En aquella ocasión tomaron la salida varios barcos y solo finalizó uno, el de Sir  Robin Knox-Johnston, que empleo más de 300 días en conseguirlo. En la foto el ganador actual a la izquierda, y Robin a la derecha, que acudió a recibirle.


Cerca del Cabo de Hornos Jean Luc volcó y el palo mayor quedó tocado. Se dirigió hacia Chile pensando en abandonar, pero finalmente decidió intentar repararlo. Tuvo que esquilarse 5 veces al palo ¡con el barco moviéndose como lo hace en esas latitudes!. Y con esa reparación de fortuna pudo remontar todo el Océano Atlántico y ganar la regata. Sublime.

En los siguientes enlaces podéis leer más de su hazaña:

https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/course-au-large/golden-globe-race/van-den-heede-remporte-la-golden-globe-race-br-5db0a0e6-239d-11e9-9611-26e32cc54b35?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&mediego_ruuid=6119f413-37d8-4915-8830-698206eb9d6b_0&mediego_campaign=20190130_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190130&vid=1609053

https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/course-au-large/golden-globe-race/video-golden-globe-race-l-arrivee-de-vdh-en-images-9a159288-23c7-11e9-9611-26e32cc54b35?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&mediego_ruuid=6119f413-37d8-4915-8830-698206eb9d6b_1&mediego_campaign=20190130_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190130&vid=1609053

https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/course-au-large/golden-globe-race/golden-globe-race-vdh-accueilli-en-heros-aux-sables-d-olonne-5540e0fa-23c1-11e9-9611-26e32cc54b35?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&mediego_ruuid=6119f413-37d8-4915-8830-698206eb9d6b_2&mediego_campaign=20190130_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190130&vid=1609053

https://voilesetvoiliers.ouest-france.fr/course-au-large/golden-globe-race/golden-globe-race-la-conference-de-presse-de-jean-luc-van-den-heede-181c0ee4-23d4-11e9-9611-26e32cc54b35?utm_source=neolane_of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_campaign=of_newsletter-voilesetvoiliers&utm_medium=email&mediego_ruuid=6119f413-37d8-4915-8830-698206eb9d6b_3&mediego_campaign=20190130_email_voile-et-voiliers&utm_content=20190130&vid=1609053

La muerte es sólo una de las muchas maneras de perder la vida. Otra muy habitual a la edad de Jean Luc es amuermarse en el sillón delante de la telebasura. Y hay más. Cada uno elige la que quiere.

martes, 29 de enero de 2019

sábado, 26 de enero de 2019

viernes, 25 de enero de 2019

jueves, 24 de enero de 2019

miércoles, 23 de enero de 2019

martes, 22 de enero de 2019

lunes, 21 de enero de 2019

Dibufirma de Bertín.


Os recuerdo que pidiéndome el libro en alvarogaledo@gmail.com os lo dedicaré con vuestra dibufirma o la de vuestro barco. Un saludo.

domingo, 20 de enero de 2019

viernes, 18 de enero de 2019

jueves, 17 de enero de 2019