Visitas al blog:

domingo, 5 de agosto de 2018

Llegamos a la cita en Amiens.

Hola navegantes.

Ayer salimos de Picquigny y llegamos a Amiens sin novedades. Como siempre en los ríos, el amarradero está en pleno centro de la ciudad, a 50 o 100 metros de los comercios y los monumentos, y en Amiens encima es gratis. Un chollo.

Las esclusas van ganado altura del salto de agua y sus turbulencias y la fuerza del agua van recordando a las del Canal de Midi.


Una de las tareas pendientes es hacerle la "trompa" al mástil. Consiste en amarrarle un palo en el extremo que llevamos en proa para que si golpea con las paredes de la esclusa no se estropee el herraje del enrollador. En un vertedero de podas ya me agencié un tronco adecuado y hoy espero dejarlo instalado.

Por la tarde estuvimos paseando por los "jardines flotantes". Su nombre viene de que están atravesados por una maraña de riachuelos con nenúfares y lagunas. El ayuntamiento en verano los llena de atracciones gratis para los niños y los no tan niños, como tirolinas, ponies, piraguas y pedalos, etc. En las lagunas está prohibido bañarse, pero se hace el mismo poco caso que en las esclusas. Aquí, de día, el calor es asfixiante. Sin embargo por la noche seguimos usando el saco de plumas.

Por la noche asistimos a un espectáculo impresionante de luz y sonido en la fachada de la catedral de Notre Damme. Estaba abarrotado de público sentado hasta por el suelo. Mientras escuchábamos distintas composiciones musicales, unas luces en movimiento hacian parecer que la catedral se movía, ardía, se elevaba o volaba, o se convertía en un acuario, o súbitamente pasaba de blanco y negro a una policromía donde cada apóstol y cada figura tenía la capa, la barba, la cara o las sandalias de un color.



Alguien comentó que es muy posible que las catedrales, en origen, estuvieran pintadas y el paso de los siglos les hizo perder esa capa de color, y que en realidad la vista que os enseño es la que tenía originalmente el monumento.

Hoy vamos a París en un coche alquilado para dejar a David en el aeropuerto y recoger a Ana. Me despido con una imagen del Corto Maltés en Amiens.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo de Notre Damme es increíble verlo así. La verdad es que impresiona!

Lucas