Visitas:

martes, 16 de junio de 2015

Trombas de agua y ejercicios de tiro. Todo en contra.

Hola navegantes.

Ayer salimos de Hondarribia rumbo a Capbreton. El viento era del norte pero como la ruta es sensiblemente nordeste (42 º) tuvimos el viento por el través lo que nos permitió llevar izada toda la vela y hacer 5 nudos con facilidad. A mitad de la travesía se puso negro el horizonte y vimos por babor dos trombas de agua, un fenómeno excepcional que yo no había visto al natural en toda mi vida de navegante. Y más excepcional es ver dos a la vez. Son como un tornado encima del mar que absorbe en su remolino el agua del mar hacia arriba. En las fotos son los dos embudos oscuros que cuelgan de las nubes.

Las trombas de agua no nos alcanzaron, por suerte, pero sí el chubasco acompañante que nos caló hasta los huesos. Luego salió el sol y llegamos a Capbreton en las condiciones idóneas (pleamar y con olas de menos de 1 metro) pasando entre sus famosos espigones a primera hora de la tarde, sin comer. Fijaos que a pesar de ser las condiciones idóneas una parte del paso tiene rompientes.

Dedicamos la tarde a secar todo el equipo (¡vaya bardal!) y recorrer el pueblo en las bicis y Alicia corriendo a nuestro lado, y especialmente el lago Hossegor, que desemboca en el puerto por un canal. En el puerto viven familias de patitos, algunos de los cuales han anidado en la perla del pantalán que hemos visto aquí en Capbreton, y que se lleva el premio de todas las que he visto en mis años de navegante. Ha criado tanto musgo que los patos no han tenido ni que hacer el nido, ya se lo encontraron hecho.

Y ahora viene todo lo malo, lo que hace que a veces los navegantes nos replanteemos nuestra afición. El pronóstico para toda la semana es de vientos del norte de fuerza 4y5, y lluvia. Además hay ejercicios de tiro todos los días y tendremos que navegar por la franja de seguridad. De aquí a Arcachón tenemos 60 millas a rumbo directo (más dando bordos) por lo que es casi imposible que las recorramos en las 12 horas entre dos pleamares (tenemos que salir de Capbreton en pleamar y llegar a Arcachón también en pleamar). Si no llegamos nos obliga a pasar la noche en el mar, sin garantía de poder llegar al siguiente puerto, Royan, ya en la desembocadura del Garona, porque son 60 millas más. O bien a abandonar a mitad de camino y volver de empopada a Capbreton haciendo 60 millas para nada.

Hoy nos hemos levantado a las 4 y media para ir a ver el panorama desde el puerto ya que la pleamar era a las 5. Y lo que vimos fue que caían cuerdas de agua, un viento de morro de fuerza 5 y el mar lleno de borreguitos. No nos ha parecido prudente salir así y estamos encerrados en el barco aguantando un diluvio. Esperaremos la evolución de la meteorología para decidir lo que hacer.

2 comentarios:

Fernando - Andua dijo...

Espero que tengáis suerte en la siguiente etapa, ya me contarás que tal la entrada y la estancia en Capbreton.

Hace casi dos años se formó entre Hondarribia y St Jean de Luz un pequeña tromba de agua yo la vi desde tierra pero una tripulación que estaba entrenando pudo grabarla...

https://www.youtube.com/watch?v=fwghQOFGOuI

Saludos.

David Quintana dijo...

Impresionante lo de las trombas de agua. Me imagino el respeto que tiene que dar verlas desde el agua. Muchos ánimos para las siguientes etapas!! Esperamos ansiosos la evolución. Buenos vientos!!!