Visitas:

lunes, 11 de junio de 2012

La coctelera.

Hoy salimos de Vigo pensando emplear media hora en salir de la ría y tardamos 3. El viento venía... ¿sabéis de dónde?. De proa, y también la marea. Con este retraso y por lo que os comentaremnos luego, abandonamos la idea de navegar de noche y nos hemos quedado en Povoa de Varzim, desde donde estamos haciendo el blog.

Ha sido un día de vientos fuertes del W, pero sobre todo de unas olas atlánticas de 2,5 a 3 metros, que daban bandazos al barco como si fuera una coctelera. En varias ocasiones hemos embarcado una ola que nos ha calado, o nos ha hecho resbalar, y en esas condiciones no nos pareció prudente navegar de noche, ya que el viento sigue soplando en estos momentos, y las olas igual. Hoy ha estado prohibido mirar a estribor. Los timoneles que antiguamente llevaban los barcos por el Cabo de Hornos tenían prohibido, bajo penas severas, mirar a popa. Era para que no se asustasen al ver las olas que les alcanzaban. Pues nosotros hoy igual pero por estribor. Al menos nos a servido para descubrir una forma cómoda de comer, pudiendo disponer de las dos manos:


Así que hoy hemos abandonado España. No hemos podido ver la desembocadura del Miño, que tierne una isla con un fuerte aislado, ni otros detalles, porque por prudencia hemos navegado lejos de la costa, a 4-5 milas o más, ya que el viento y las olas arrastraban hacia ella. Hemos estrenado la bandera de cortesía:

Al llegar a Povoa intentamos quedarnos en el puerto pesquero como siempre, pero aquí los pescadores (por lo menos en esta primera impresión) no son tan amables como en España y nos mandaron a a la marina deportiva. De todas maneras no nos importó porque al ser nuestro primer puerto extranjero conviene dejar los papeles a las autoridades, y esto lo hacen a través de la marina. Además es barata (8 €), tiene wifi (aquí pronuncian "gayfay") en el mismo pantalán, además de lo de siempre. Aunque esta noche y mañana vamos tan apresurados que no vamos a disfrutar de la ducha por falta de tiempo.

En efecto, hoy nos hemos hecho 63 millas y mañana serán 70. Intentaremos llegar a Figueira da Foz, ya que a finales de semana parece que vienen los vientos del S, mientras que mañana y el miércoles serán del N.

En Povoa hay en los aseos un intercambio de libros entre navegantes, una costumbre muy arragaida en otros paises (no tanto en España) que permite renovar la biblioteca de a bordo sin coste. Se coge uno y se deja otro, sin más trámites:


Además han inventado un sistema para que las gaviotas no ensucien los pantalanes. Es como un tendal por encima de todo su recorrido, donde se tropiezan con las alas si intentan posarse:

Hasta mañana.

8 comentarios:

moderador dijo...

Animo, y cuidado con las olas!!

Jesus

Anónimo dijo...

Os sigo, aunque ahora parece que vais con tiralíneas... Suerte en Portugal y no os olvidéis del "Obrigado". Pamen.

Anónimo dijo...

Hoy en el Cantábrico también teníamos alerta por grandes olas.
En Argentina también pronuncian wifi en inglés. Allí tiendes a utilizar más extranjerismos del inglés(del de EE.UU.).
Muy buena la costumbre de los libros; no la conocía.
Lo de las gaviotas, no será un colgador para la ropa de los navagantes. La verdad es que, hasta que no lo tienes que limpiar, no te das cuenta de lo que provocan los excrementos de esas aves. Propongo a los Ayuntamiento que creen el puesto de Alconero municipal.
Un consejo: no os agobiéis con el calendario. Con un barco pequeño estáis totalmente condicionados por el tiempo (atmosférico). De lo contrario tendréis algún susto (que espero que no). Disfrutad en puerto de los días de mala mar, que seguro después podréis navagar varios días seguidos sin recalar.

Un saludo
Willy

Anónimo dijo...

Estoy con manuel viendo la pagina

Anónimo dijo...

Hola capitanes!
Ayer por Vigo nos acordamos de
vosotros al ver la mar tan brava y
y el viento en vuestra contra. Me
alegra que todo fuera bien. Buena
idea la de recalar en puerto y así
conoceis los puertos de Portugal
que son muy chulos.
Me ha gustado lo del intrcambio
de libros, así hasta podeis
aprender portugués.

Animo y suerte con el tiempo.
Bicos, Silvia.

panchito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Muy bien lo de los libros y lo de las gaviotas!!
Lo de la postura para comer me recuerda a la vuelta de azores, cuando me ponía haciendo cuña en el camarote para dormir y no estar dando tumbos por la cama...

Me alegró que vinierais a ver la graduación. Un beso

Lucas

corto_maltes dijo...

¡Lucas, qué gusto verte por aquí!. No te conocía por "Panchito". Suerte en la entrevista de mañana.
Alvaro.