Visitas al blog:

jueves, 29 de marzo de 2018

Canales: la más larga puede ser la más corta.

Hola navegantes.

La navegación por los canales tiene muchas peculiaridades respecto al mar: vamos desarbolados, no hay olas ni mareas, en vez de un horizonte vacío lo tienes completamente amueblado, te espera una sorpresa tras cada recodo del río o del canal, te quedas de forma gratuita a dormir en cualquier sitio y cerquísima de los centros urbanos, navegas por agua dulce con lo que te evitas problemas y mantenimiento con el motor, no dependes de la meteorología, etc. Ni mejor ni peor, pero muy distinto que por el mar. Yo digo que un navegante que no conozca las aguas interiores no está completo. Pero a efectos prácticos la principal diferencia es el modo de calcular la duración de las etapas, que no debe hacerse por millas sino por esclusas.

En efecto, el paso de una esclusa lleva unos 15-20 minutos si está vacía y todo se desarrolla bien, hasta más de una hora si te toca esperar. Si en una etapa tienes que pasar 8 ó 10 esclusas puede ocurrir que dediques todo el tiempo de navegación a las esclusas y no avances más que unas pocas millas hacia tu destino. Así pues, lo más importante es el número de esclusas y no el número de millas.

En la vuelta a Francia volveremos al Mediterráneo por las aguas interiores de Francia. Hasta llegar a Paris hay una red de canales que parece una telaraña, donde es fácil confundirse y acabar en Alemania, porque como ya dije en otra entrada, no suele haber carteles indicadores como en las carreteras:


De París hacia el Sur hay cuatro rutas posibles:

  • Vía Bourgogne (nº 1 en el mapa): es la más corta (629 km) pero tiene el segundo mayor número de esclusas (219) lo que la convierte en la vía más lenta. A cambio es la que soporta el menor tráfico comercial, por lo que el paso de cada esclusa es más rápido al no haber que esperar. Atraviesa los sitios más campestres y una gran variedad de lugares culturales.
  • Vía Canal lateral del Loira (nº 2 en el mapa): es la segunda más corta (643 km) y son sólo 157 esclusas. Atraviesa zonas industriales y tiene abundante tráfico de barcazas.
  • Vía Canal Nivernais (nº 3 en el mapa): 706 km y 225 esclusas. Es la segunda más larga y sin embargo la primera más lenta. Es la más recomendable para navegantes sin prisa porque atraviesa los sitios más bonitos y remotos del interior de Francia, pero está limitada por su escaso calado (1,20 m en el eje de los canales, menos en las orillas).
  • Vía Río Marne (nº 4 en el mapa): es la más larga (713 km) pero la que tiene menos esclusas (sólo 155) lo que la convierte en la vía más rápida. Sus escenarios son también de los más atractivos.
Como es lógico, en este momento no tenemos decidido por cuál volveremos y primero hay que ver si somos capaces de llegar hasta Dunkerque para desarbolar e introducirnos por los canales. Si la respuesta es que sí, la elección dependerá fundamentalmente de cómo vayamos de tiempo sobre lo planificado. Si nos sobra tiempo elegiríamos la ruta más bucólica, y si nos falta tiempo la más rápida. Por suerte con el calado del Corto Maltés (70 cm con la orza subida) no tenemos ninguna limitación en ese aspecto y podemos elegir sin condicionantes "técnicos".

No hay comentarios: