Visitas al blog:

jueves, 28 de abril de 2016

Islas flotantes de piedra pómez, y el peligro de navegar sobre un volcán.

A raiz del comentario de "tyler" en la entrada "Lo malo de la electrónica", me he acordado del caso de un navegante que se encontró con una isla flotante de piedra pómez y consiguió fotografiarla. Tyler nos cuenta el caso de la "Sandy island", entre Australia y Nueva Caledonia, que después de estar cartografiada durante siglos se descubrió que no existía.

Cuando erupciona un volcán submarino suelta miles de toneladas de piedra pómez, que como sabéis, flota. Esta piedra pómez forma islas flotantes que pueden alcanzar varios kilómetros de diámetro, y desplazarse miles de  millas por el océano (como los icebergs) antes de dispersarse, y su visión puede confundirse con una isla baja y arenosa. Y si no fijaos en ésta:







Si no se hubiera atrevido a navegar sobre ella y "atravesarla" abriéndola con la estela como se abre un banco de hielos, y hubiera tomado sólo las fotos desde lejos, habría jurado que allí había una isla arenosa. En este caso, además, asistió al nacimiento de la isla volcánica por la lava emergida.

Pero si alguna vez navegando veis un volcán, lo mejor es alejarse cuanto antes. De hecho la navegación sobre los volcanes está prohibida. En los conocidos hay una zona de exclusión permanente, y cuando erupciona uno nuevo enseguida se establece la zona de exclusión, que abarca varios kilómetros alrededor del cráter. ¿Por qué?.

No es por el peligro de la lava, las explosiones o las piedras, sino porque el barco se puede hundir. Un barco flota por el principio de Arquímedes, que dice que «Un cuerpo sumergido en un fluido recibe un empuje hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja». Esta fuerza recibe el nombre de empuje hidrostático o de Arquímedes, y se formula así:

E = d x V x g
Donde "E" es el empuje hacia arriba (lo que le hace flotar), "d"  es la densidad del fluido, "V" el volumen desplazado, y "g" la aceleración de la gravedad.  Por tanto el empuje depende de la densidad del fluido. El agua sobre un volcán tiene burbujas y gases en suspensión y por lo tanto su densidad es mucho menor, lo que equivale a decir que su empuje hacia arriba sobre el barco es mucho menor y por lo tanto le sujeta menos: flota menos y puede llegar a ser engullido por el mar, como si de repente se hubiera inundado.

O sea que cuidadito si veis un volcán. Si os acordáis, cuando erupcionó el de la Isla del Hierro enseguida se prohibió navegar en la zona.

4 comentarios:

Daniel Tribaldos dijo...

No me habia planteado lo de la flotabilidad en estos casos, siempre se aprende algo nuevo.
Pues yo pensaba que era por el tema de los gases venenosos, por lo que se prohibia.

corto_maltes dijo...

Es el mismo principio que explica la diferente flotación en agua dulce y salada, pero a lo bestia.

Anónimo dijo...

Enhorabuena

Anónimo dijo...

Enhorabuena Alvaro. Dia a día le dejas a uno sorprendido Aunque sea con retraso, vaya mi asombro por el enorme interés que encuentro en alguna de tus crónicas. Me parece tan de "alucine" que un barco se pueda hundir de repente en el mar, que no puedo menos de manifestar mi asombro. Y es que si alguna vez ha sucedido en la práctica, que un barco de repente desaparezca sin dejar el más mínimo rastro y supongo aparecer destrozado por algún otro sitio donde ya no haya burbujas, es una noticia tan asombrosa que no puedo menos de manifestarlo.

Higinio