Visitas al blog:

viernes, 25 de marzo de 2016

Un tercer Mar Menor en Francia.

En efecto, se trata del Etang de Leucate, está antes que el de Thau que os comenté hace unos días, y es también como el triple de la bahía de Santander. Tal vez sea nuestra primera escala porque está a treintaitantas millas de Llançá, también se puede entrar a él sin desarbolar, y será bonito conocerle a vela. No está comunicado con el Canal de Midi, como el de Thau, o sea que por el de Leucate no pasaremos en ningún caso a la vuelta.

Se entra a él bajo un puente que tiene 18 metros de altura bajo los vanos, o sea que con el Corto Maltés podemos pasar. Su calado oscila entre 1 y 3 metros por lo que tendremos que navegar con la orza subida.


 Tiene dentro una islita, la Isla de Vy o Isla de Los Pájaros, como la de Arcachon. Muchas islas en el mundo tienen nombre derivados de los animales que las habitan o las han habitado: “de los Ratones”, “Cabrera”, “Conejera” o “de los Conejos”, “Dragonera” (por los lagartos), “Galápagos”, “Corbera” (por los cormoranes que también se llaman “cuervos de mar”), “Isla de los Cerdos” en las Bahamas (son cerdos que saben nadar y vienen a mariposear alrededor de los barcos fondeados), “Isla de los Caballos” en Canadá (una curiosísima isla con forma de uña recortada, a 200 kilómetros de la costa y que curiosamente está poblada por unos cuatrocientos caballos salvajes) etc. En la propia Bretaña Francesa donde navegamos el año pasado hay otra “Isla de los Caballos” al Oeste de la entrada al Golfo de Morbihan, actualmente deshabitada, pero cubierta hierba que en tiempos se usó como pasto para manadas de caballos, y de ahí su nombre. Las islas que han tenido ratas se debe a desembarcos cuando los exploradores arribaban procedentes de puertos infestados, pero los conejos, cabras, y hasta cerdos, los dejaban adrede para que se reprodujeran y poder cazarlos como fuente de alimento en desembarcos sucesivos. La Isla de los Pájaros obviamente se llama así porque allí anidan las gaviotas y otras aves marinas:


En la lengua de arena que separa L'Etang de Laucate del Mediterráneo hay un barco mercante varado, el Lydia, que desde hace décadas se usa como restaurante o casino en vez de haberlo achatarrado:
 

















El Etang de Leucate se explota también para cultivo de ostras, pero en una zona de muy pequeña extensión. La principal limitación para recorrerlo es su escaso calado. Otra ventaja de los veleros pequeños y con orza abatible. ¡Cuántas cosas!.

3 comentarios:

Higinio Soler dijo...

Tu calidad de navegante añadida a la de cronista, le da un sabor a tus informaciones sobre el próximo viaje, que lo hace enormemente apetecible. ¡Que ganas tendría uno de quitarse por lo menos 20 o 30 años de encima y pedirte que me invitaras como uno de tus acompañantes! La bahía esa de Thau, tiene todos los atractivos para pasarse en ella ¡días!,

Por cierto ¿tu orza no tenía 0,70 m? Pues con ella no deberías tener necesidad de subirla ¿no?

Abrazos Higinio

corto_maltes dijo...

El calado del Corto Maltés es de 70 cm con la orza subida, porque se mete dentro de un quillote de hierro que mide eso. Por eso necesitamos los puntales para varar en las zonas de mareas, como Arcachon o Bretaña, para dar equilibrio al barco apoyado. Con la orza bajada cala 138 cm. En las entradas del blog del 12 y 13 de mayo de 2015 puedes ver lo que te comento.

Anónimo dijo...

Hace un par de veranos o tres paramos en port Leucate a la bajada del Bambou hacia Blanes. Nos sorprendió la (mega) villa naturista!!! mis hijos alucinaron cuando desde el coche vieron a gente pasear el perro por la calle desnudos..jajaja
Es un sitio precioso, pero no recuerdo ver navegar por el etang embarcación alguna, quizá algún windsurf.
Fernando
Tonic 23 "Bambou"