Visitas:

miércoles, 25 de julio de 2012

Estamos en La Selva.

Hola chicos y chicas. Esta mañana salimos de Blanes decididos a llegar por lo menos a L´Estartit, el puerto que hay enfrente de las Islas Medas, que nos apetecía conocer. La Costa Brava es muy bonita, con muchas calas debajo de acantilados, pocas urbanizaciones y el agua muy limpia. Pasamos entre las Islas Hormigas y la costa, un paso algo delicado. Es curioso esto de repetir los nombres de las islas. En España vimos otras Islas Hormigas (con una más grande llamada Hormigón) frente al Mar Menor, y también vimos otras en Italia cerca de Palmarola. Y otros nombres también se repiten, como Conejera, Ratonera, Cabrera, etc. Aquí veis las Hormigas de Cataluña, que tienen hasta una bandera catalana que podéis ver a la derecha del faro:

A esta altura ya llevábamos un viento de popa (del Sur) que nos estaba permitiendo hacer una media extraordinaria (más de 5-6 nudos y picos de hasta más de 9 con las olas).  Llegamos a las Islas Medas antes de comer, pero en estas islas sólo está permitido fondear en su cara Sur, la que hoy recibía todo el viento y la ola. El fondeo allí iba a ser incomodísimo y hasta peligroso (de hecho no había ningún barco fondeado).



Ante esta perspectiva y la buena marcha que llevábamos, decidimos intentar pasar hoy el Cabo de Creus, etapa que habríamos hecho mañana. La urgencia se debía a que en este cabo suele haber un viento del NW (Tramontana) que habitualmente llega a fuerza 6 ó más. Con nuestro barco no podríamos pasarle en esas condiciones y nos tendríamos que haber quedado esperando el cambio de viento en algún puerto de refugio durante días (en verano 2-4 días, en invierno a veces más de un mes). Hemos preferido no tentar a la suerte y no desaprovechar esta oportunidad tan buena, a costa de dejar de disfrutar de las calas de la Costa Brava, que quedan pendientes para otro viaje. Así que seguimos hacia el Cabo de Creus, con muchos cambios de velas pero mayoritariamente el espí y la mayor en orejas de burro y a una velocidad extraordinaria y además hoy con poca ola.

Aquí os enseñamos el famoso cabo,



Y aquí las dos islas que le flanquean, la Masa de Oro



Y la Encalladora:



A pesar de su nefasto nombre y de que las guías no recomiendan navegar por el paso estrecho que queda entre Encalladora y la tierra firme, los barcos locales pasan todos por allí, a veces parece un desfile.

Finalmente al doblar el Cabo quedamos a sotavento y se acabó el viento y la ola, quedando encalmados y teniendo que hacer las últimas 5-6 millas a motor. Hemos llegado al Puerto de la Selva, así llamado, lógicamente, porque antiguamente era una selva. Ahora es un pueblo precioso en la ladera de una montaña y al fondo de una hermosa bahía:



Al final nos hemos hecho más de 50 millas pero estamos contentos de la decisión tomada. Hemos dado prioridad a la seguridad sobre el turismo, y aunque vamos a llegar a Francia un poco antes de lo previsto, no nos hemos arriesgado a dejarnos atrapar por la tramontana. Mañana el pronóstico es de seguir el viento del S, esperamos llegar a La Nouvelle, la entrada al Canal de Midi, y dedicaremos los días adelantados a bajar el palo, buscar una bici de segunda mano, resolver los papeleos del Canal, y sobre todo descansar.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por Santander celebrando el día del Santo Patrón, buen tiempo y mucha gente.Buen descanso. P.Q.

Anónimo dijo...

Vais como motos!!!
Si el que el Tonic es mucho barco.
Preparad otro pabellón de cortesía
Buena proa

Juan Carlos