Visitas:

domingo, 5 de junio de 2016

Esto sí es el verano.

Hola navegantes.

Hoy salimos de Cavo para pasar un día relajado y avanzar un poco hacia el sur. Como hacía un día de auténtico verano nos propusimos fondear en la isla Palmaiola, frente a la punta Nordeste de Elba, para pasar el día y bañarnos. Está deshabilitada y sólo tiene un faro en su cima. Por el camino nos hizo desviarnos de nuestra ruta el ferry que une Elba con el continente. En alta mar tenemos preferencia los veleros sobre cualquier barco de motor, incluso un mercante o un ferry, pero no suelen hacer caso. Fijaos cómo va decorado, como si fuera el arca de Noé.

Suponemos que por ser domingo, la cala a sotavento de la isla estaba llena de barcos, pero a pesar de ello había sitio para todos, el agua estaba maravillosa y decidimos quedarnos.

Después de comer nos vinimos a Porto Azzurro, una navegación de 15 millas a vela, dando algunos bordos porque el viento nos venía de cara, pero muy agradable. Porto Azzurro es un pueblo construido por los españoles en el siglo XVI.  Tiene un fuerte que domina la bahía y que hasta finales del siglo XX fue prisión de delitos políticos y mafiosos. El puerto en origen se llamaba Porto Longone, y en italiano "Longone" se hizo sinónimo de delincuente o mafioso. Por eso se le cambió el nombre por el de Porto Azzurro, para atraer turismo quitándole esa connotación negativa. Hemos rodeado el fuerte y ahora parece estar abandonado. Desde él se tienen unas vistas espectaculares de la bahía.

En el espigón del puerto hay un cartel enorme que dice: "Marina de Porto Azzurro, el oasis de los dioses", y está ocupado por esculturas de dioses mitológicos, entre otros Neptuno en un sitio privilegiado para que se le vea al entrar. Aparte de esto, el pueblo nos ha parecido volcado al turismo, lleno de restaurantes, tiendas de modas y heladerías, y nada más.

Mañana intentaremos llegar a Marina di Campo, de donde salen los ferries para visitar la isla de Pianosa, que es reserva natural y no dejan entrar con tu barco. Hasta mañana navegantes.

No hay comentarios: