Visitas al blog:

viernes, 27 de enero de 2017

Otro vídeo de Nacho: Vernazza-Viareggio.

En esta etapa conocimos Portovenere, y aunque no nos quedamos a dormir allí (a la vuelta sí, y fue el más caro de todo el viaje)  lo visitamos entero. En la explanada que precedía a la iglesia empezaba una senda peatonal con escalones tallados en la roca que conducía a la Gruta Byron, que se supone inspiró al poeta algunas de sus poesías. Lord Byron era un gran nadador, y al parecer en varias ocasiones nadó desde Portovenere hasta Lerici, en la orilla de enfrente de la bahía, más de 6 kilómetros. Una placa con esta inscripción le recuerda:

“Este gruta, inspiradora de Lord Byron, recuerda al inmortal poeta que, como atrevido nadador, desafió a las olas del mar de Portovenere a Lerici”.

Se comenta que en Lerici tenía amistad, o más bien mantenía, a dos mujeres, y que iba a verlas nadando para que no le reconocieran si iba andando por la orilla. Igual son supercherías, porque otra teoría dice que iba a ver a su amigo y también poeta y escritor Percy Bysshe Shelley, que en 1822 había recalado en Lerici en medio de su agitada vida y que poco después moriría en un naufragio de su velero muy cerca de allí, cuando volvía de Pisa. El pobre Byron moriría por aplicarle mis colegas un exceso de sangrías a base de sanguijuelas, un tratamiento que entonces se preconizaba para casi todo. Se dice que las sanguijuelas le chuparon dos litros de sangre y él, que había resistido tantas adversidades, no pudo contra los gusanitos.

Aquí el Corto Maltés en el puerto de Portovenere. Era a medidados de mayo y ya veis que estaba vacío:




El vídeo de Nacho podéis verlo aquí:

https://youtu.be/mLDvdyKYCcg


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que nunca me he referido a los videos de Nacho, lo que hago ahora para felicitarle porque tanto por su realización como por su montaje, están muy bien. Parecen preparados por un profesional de la materia. ¡Enhorabuena!
Higinio

Savreh dijo...

Gracias Higinio, la verdad es que ha sido un viaje que merece la pena documentarlo, pero en realidad es mérito de los fantasticos lugares y vericuetos por los que se "cuela" Álvaro.
Nacho