Visitas:

lunes, 31 de octubre de 2016

Dibufirma de Cecina.

Hola navegantes.

Retomando los recuerdos de la navegación a la Isla de Elba este verano, le toca el turno a la vuelta al Continente desde el archipiélago toscano. Estuvo marcada por una de esas calamidades que nunca creemos que nos pasarán a nosotros, y que me hacen repetir que en este viaje Murphy nos pisaba los talones. Ya en altamar me volví a quedar con el Navionics en blanco, sin cartografía, y salvó la situación  que Nacho me había dejado un teléfono viejo, que lleva de reserva en su barco, sólo con el Navionics. Aunque era una versión antigua fue suficiente para llegar a puerto.

El día siguiente volvió el mistral y nos quedamos dos días retenidos en Cecina, un puerto sin terminar en la desembocadura de un río, alejado de todo. Nos levantamos con intención de seguir, pero soplaba con fuerza 6 y rachas de 7 y casi daba ternura ver allí refugiado al Corto Maltés con las velas plegadas como las alas de un pájaro descansando después de una tormenta. El mar estaba lleno de borreguitos y de espuma, y las olas resollaban al llegar a la orilla como un anciano con asma. No quedó más remedio que hacer el plan B y nos fuimos en tren a visitar Florencia.



Ver entradas del 13, 14 y 15 de junio de 2016.

viernes, 28 de octubre de 2016

Presentación del nuevo libro en Santander.

Hola navegantes.

Será en la Librería ESTVDIO de la Calle Burgos, de Santander, el jueves 10 de noviembre a las 19:30. Estáis todos invitados. Además me permito pediros un favor. La imagen que sigue es para enviar por wasap. Por si queréis mandársela a vuestros conocidos que puedan estar interesados en la navegación y los viajes de aventura. Gracias.



viernes, 21 de octubre de 2016

El vídeo de Savona a Génova.

Hola navegantes.

Aquí está el último vídeo que ha editado Nacho de nuestro viaje a la Isla de Elba. Corresponde a la etapa de Savona a Génova.

https://youtu.be/WWKb4YkE-Yw

Dibufirma de la isla de Capraia.

Hola navegantes. Salimos para Capraia un día tan claro que todo el tiempo estuvimos viendo las montañas de Córcega, 40 kilómetros a nuestro babor. Era muy tentador haber dado un golpe de timón y llegar a Córcega con ese barquito, estábamos dentro de la distancia legal y habríamos llegado ese mismo día. Pero no era nuestro objetivo en ese viaje y el tiempo no se estira como una goma. Capraia, nuestro destino, la tuvimos todo el día a la vista delante de nuestra proa, analizando todos los detalles de su costa. Al aproximarse desde el Sur la isla  reproduce los colores de la bandera italiana, verde, blanca y roja en barras verticales, correspondiendo el verde a la Cala Moretta con su vegetación frondosa, el blanco a la Punta Zenobito, y el rojo a la Cala Rossa, cuyo color se debe a la lava pues es el cráter del volcán que dió origen a la isla. Los días siguientes pensábamos conocerlo todo con calma.




Ver entradas del 10 y 11 de junio de 2016.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Presentaciones del libro "Santander-Bretaña-Santander en el Corto Maltés".

Hola navegantes. De momento las primeras serán en Santander, en la Librería Estvdio, el jueves 10 de noviembre, y en Madrid en la Librería Robinson el lunes 21 de noviembre. Cuando se acerque la fecha os concretaré más la hora y otros detalles.


martes, 18 de octubre de 2016

Dibufirma de Marciana Marina.

Hola navegantes.

En nuestra siguiente escala, Marciana Marina, nos quedamos dos días. La primera noche fue movidita porque hubo varias tormentas con aparato eléctrico y no paró de llover, y de madrugada tuvimos salir de los sacos para recoger toda la ropa que teníamos tendida en los guardamancebos y acomodarla a secar dentro del barco. El pronóstico para ese día era de calma chicha, y no nos seducía hacer la travesía a la siguiente isla, Capraia, escuchando todo el día los caballos del fueraborda. Como además nos apetecía conocer el monte Capanne, aprovechamos el día para eso dejando el cambio de postal para el día siguiente.También aprovechamos para que Ana me cortase el pelo. Es una tarea incómoda pero necesaria en las navegaciones largas. Por educación hay que elegir un día sin viento, porque si no dejas perdido al barco de al lado. Los pelos se barren mal y aunque luego baldees la cubierta siempre están los pequeñitos que se resisten a irse al agua. Finalmente tuvimos que padecer otro de esos problemas inherentes a la telefonía móvil. Me quedé sin datos de Internet al sobrepasar los 50 euros de consumo mensual, y el teléfono se quedó sin conexión. Tardé algunos días en resolverlo. Navegando no es un problema menor, porque al no haber wifi en el mar te quedas completamente desconectado. La segunda noche dormimos perfectamente, con el barco tan quieto como una cama sobre sus cuatro patas, y decidimos que el día siguiente sería el del salto a la isla de Capraia.


Ver entradas del  9 de junio de 2016.

domingo, 16 de octubre de 2016

Dibufirma de la isla de Pianosa.

Hola navegantes.De Marina di Campo fuimos a la isla de Pianosa, a 12 millas. En contraste con las demás del archipiélago toscano es muy baja y desde lejos no se la ve, de manera que cuando cuentas o haces tus cálculos de posición siempre te confundes porque Pianosa no la tienes en cuenta. Te falta una isla y las demás las identificas mal, nos pasó varias veces en este viaje. Solamente en los días muy claros puede verse desde Elba como una línea oscura en el horizonte. De hecho su nombre deriva de la palabra italiana “pianura” (llanura). Aparte de colonia penitenciaria como ya comenté en su día, es parque natural. Sólo tiene un pequeño puerto llamado “Il Porticiolo” en la costa Este, pero su calado es tan pequeño (poco más de un metro) que casi ningún barco puede entrar allí, aparte de que ahora está prohibido.

Ver entrada del 7 de junio de 2016.

viernes, 14 de octubre de 2016

Dibufirma de Marina di Campo.

Hola navegantes.

Marina di Campo fue la escala donde conocimos la picaresca de algunos amarradores italianos, que te cobran un precio abusivo sin dar recibo, regateando la tarifa y sin dar ningún servicio. Nos colocaron en el área de trabajo de la grúa y pretendían que nos quitásemos de allí durante el día para volver por la noche, después de haber pagado la estancia por adelantado. Nos negamos,  y al irnos a la isla de Pianosa en ferry  vimos que la grúa empezaba la maniobra para echar un barco al agua. Ya había aparecido uno de los “ormeggiatori” jóvenes y vi que echaban el barco al agua en nuestro costado de babor, mientras el “ormeggiatore” tiraba desesperadamente de las amarras del Corto Maltés para apartarlo. Estaba claro lo que iban a hacer durante todo el día, afeitarnos la regala con los barcos de la grúa.

Ver entrada del 7 de junio.

miércoles, 12 de octubre de 2016

El vídeo de San Remo a Savona.

Hola navegantes. Nacho ha editado otro vídeo de nuestras etapas por la costa italiana, camino de la isla de Elba. En esta ocasión el de San Remo a Savona. Podéis verlo aquí:

https://youtu.be/XQC-52vFOmQ

Espero que os guste. A nosotros nos trae muy buenos recuerdos ahora que entramos en hibernación.

martes, 11 de octubre de 2016

Dibufirma de Porto Azzurro.

Hola navegantes.

A Porto Azzurro llegamos un día de auténtico verano. El espigón del puerto era sorprendente, porque desde lejos vimos una escultura del dios Neptuno sentado, como de tres metros de alto, en mármol blanco, como vigilando todo el tráfico que entraba y salía. A su lado un portoazzurrini canoso y ventrudo, vestido de blanco, se había sentado en una sillita de las de pescar para ver el panorama, y yo creo que también para salir en las fotos, y parecía una caricatura del dios. Tenía hasta su misma postura. De más cerca vimos que había un cartel enorme que decía: "Marina de Porto Azzurro, el oasis de los dioses", y que el socaire del malecón estaba lleno de esculturas de dioses mitológicos, una especie de museo escultórico al aire libre en una zona preciosa para pasear.


Ver la entrada del 5 de junio.

lunes, 10 de octubre de 2016

Con el Cherne a Bilbao.

Hola navegantes.

Este fin de semana hemos ido con Pompeyo en su barco, el "Cherne", un Harmony 34, a Bilbao. La travesía de ida fue a motor por falta de viento, con la desagradable sorpresa de que durante su estancia en Santander le habían robado el gasoil del depósito. Creyendo salir con más de medio depósito (más de 60 litros) al mirar el registro estaba casi a cero. De milagro llegamos al puerto de Laredo a repostar y nos entraron 127 litros, o sea que los ladrones lo habían apurado bien. Llegamos a Bilbao en unas 10 horas, incluyendo una de entrada a Laredo y repostar. Pasamos bajo el puente colgante de Portugalete.

 Llegamos por la ría hasta el Museo Marítimo, justo bajo la grúa "Carola"que fue la más potente de España (levantaba 60 toneladas). Funcionó hasta 1984 en que cerraron los astilleros Euskalduna y la adquirió el ayuntamiento bilbaíno que la donó, junto al resto de las instalaciones, para el Museo Marítimo. Su cabina de mandos está a 35 metros sobre el suelo. Debe su nombre a una mujer que cruzaba la ría en un «gasolino» desde Deusto para ir a trabajar en Hacienda. Era tan atractiva que llegaba a parar la producción del astillero cada vez que pasaba, y la grúa era un sitio privilegiado para seguirla con la vista. Se cuenta que uno de los directivos le dijo: “Señorita, me saldría más rentable pagarle un taxi todos los días para que no cruzase la ría”. Hoy será una venerable anciana y espero que el tiempo haya pasado tan bien por ella como por la grúa que la inmortalizó.


 El domingo volvimos con un suspiro del Nordeste  que por la mañana no nos permitía navegar a vela, pero por la tarde fué aumentando y pudimos izar la mayor y el foque y, apoyados por el motor al ralentí dada la gran distancia a recorrer, vinimos a más de 6 nudos. Hicimos el recorrido esta vez en ocho horas. Llegamos a Santander a media tarde sin comer, y aún nos dió tiempo a fondear en la bahía para una comida tranquila. Al volver a Marina pasamos junto al Megayate A, del magnate ruso Andreu Melnichenko. Nos le habíamos cruzado también al llegar a Bilbao, cuando él salía y nosotros entrábamos.


Lo que más me impresionó es que le vimos también en junio en Saint Tropez, durante nuestra vuelta de la isla de Elba en el Corto Maltés. Nos asustó porque al salir a estirarnos por la mañana le vimos fondeado justo a nuestra popa, y pensamos que era un submarino de guerra. Vale que tiene una tripulación profesional de 42 personas, pero es que ha dado la vuelta completa a España y recorrido parte de la costa mediteránea de Francia en 3 meses para venir al Cantábrico. Curioso que le atraiga tanto nuestra costa para este viaje larguísimo, después de haber estado en todos los sitios pijos de la jet en la Riviera francesa e italiana. Tenía los dos garajes de estribor abiertos, para presumir bien de todos los barcos "auxiliares" que lleva a bordo. Nosotros vimos por lo menos ese triángulo isósceles que debe ser una motora, yo nunca había visto una motora igual; además una semirrígida enorme, una zodiac y dos motos de agua.




Pero eso es sólo lo que se veía en los dos garajes de estribor, porque tiene otros dos a babor y uno en popa. Si lo sacara todo a la vez necesitaría un pantalán sólo para sus barcos y juguetitos auxiliares.Merece la pena que curioseeis sobre el barco para que veais cómo conciben otros la náutica:

https://megaricos.com/2014/09/16/eche-un-vistazo-al-mega-yate-a-de-300-millones-de-un-billonario-ruso-disenado-por-philippe-starck-cvideo/

http://www.embelezzia.com/barcos-de-lujo/el-megayate-a-propiedad-de-andrei-melnichenko

miércoles, 5 de octubre de 2016

El libro de la navegación a Bretaña va tomando forma.

Así es, ya está en imprenta y os adelanto la portada (faltan unas pequeñas correcciones pero en esencia será ésta):



Es el Corto Maltés varado en bajamar en la Isla de los Pájaros, en la bahía de Arcachón. Un lugar como sólo existe en los sueños. Ya veréis, ya.

martes, 4 de octubre de 2016

EL FUTURO DE UN GRUMETILLO.

Yo no sé si a los veinte te veré con pantalones de cuero y con guerrera
o escribiendo poesías de amor con flores en el pelo, detrás de una tetera.

No sé si a los treinta te veré tirado en el sofá apurando las colillas
o intentando mantener tu juventud con pantalón de deporte y zapatillas.

No sé si a los cuarenta te veré solo y obsesionado por no perder el flequillo,
o feliz con una hermosa mujer enseñando a vivir a un rubio grumetillo.

No sé si a los cincuenta te veré harto de hacer un trabajo improductivo
o contento con el justo equilibrio entre la profesión y lo caritativo.

No sé si a los sesenta te veré adicto al trabajo y con un descapotable
o adelantando tu jubilación pensando que te queda una vida formidable.

No sé si a los setenta te veré prolongando tu trabajo peripatético
o con diez años detrás disfrutando de nuestro mundo polifacético.

No sé si a los ochenta te veré con la caja de pastillas, cayéndosete la baba,
o paseando feliz por Puertochico con los nietos colgados de la cachaba.

No sé si a los noventa te veré en una silla de ruedas, ido y pellejudo,
o contando de tu juventud las historias del barco del marino patilludo.

Pero yo estoy contento por haber comprendido que, aunque la forma no la sé,
en todos esos años, desde algún sitio más o menos lejano, te veré.

lunes, 3 de octubre de 2016

Con los grumetillos en las patrulleras de la G. Civil del Mar.

Hola navegantes.

Ayer nos invitaron a navegar con los grumetillos en las patrulleras de la Guardia Civil del Mar, en la jornada de puertas abiertas coincidiendo con su patrona. Como otros años, su acogida fue extraordinaria y estuvieron muy amables y atendieron todas las preguntas que les hicieron los grumetillos. Como son niños, las principales fueron orientadas al calabozo, los depósitos de armas, la metralleta que según ellos habían quitado para la visita para que no jugasen con ella, sus persecuciones de narcos, la velocidad que podían alcanzar y sus misiones más peligrosas. ¡Qué paciencia tuvieron!. Les enseñaron el interior de las patrulleras, sus equipos electrónicos, algunos equipos especiales como las gafas de visión nocturna o los prismáticos con congelación de la imagen, etc. Fuimos navegando hasta la Isla de Mouro sorprendiéndonos lo rápido que llegamos, acostumbradoa a la velocidad y los bordos con los veleros. La meteorología fue extraordinaria, toda la tarde hizo sol, la superficie del mar poco agitada y nadie se mareó.

Por si fuera poco, a la vuelta les estaba esperando una camioneta con golosinas. Una tarde perfecta. Gracias chicos.






sábado, 1 de octubre de 2016

Vídeo de la etapa Mónaco-San Remo.

Hola navegantes.

Nacho ya ha editado otro vídeo de las etapas de la navegación a Elba. En este caso nuestra entrada en Italia a través de San Remo, forzados por el empeoramiento de la meteorología. Atentos al curioso parte meteorológico italiano que parece un bingo (es la voz en off) y a la granizada que nos cayó entrando en San Remo. ¡Estábamos a 23 de mayo!

Gracias Nacho.

Aquí está el vídeo:

https://youtu.be/JFCzEcyz6ug