Visitas al blog:

sábado, 7 de abril de 2018

Los semáforos meteorológicos.

Hola navegantes.

Parece algo ancestral en los tiempos de los pronósticos por Internet, pero en algunos puertos aún se utilizan señales y semáforos para informar de un vistazo rápido de la meteorología. A pesar de su aparente simpleza, tienen la ventaja de su inmediatez (se ponen en cuanto se tiene conocimiento del aviso) su cercanía (se refieren a ese puerto y a ese lugar concreto, que puede estar modificado por factores locales, como la forma de la costa, que no se tienen en cuenta en los pronósticos globales) y que tienen detrás las mejores informaciones que se han recibido en la Capitanía que los maneja.

Igual que los semáforos de mareas, consisten en marcas de día (en este caso, esferas, conos, o una cruz para el huracán, parece que ya están escribiendo tu esquela si te atreves a salir) o luces superpuestas de noche, con los códigos que indica la imagen:


Aunque su interpretación es fácil teniendo la chuleta, lo difícil es diferenciar un semáforo de otro de los que os conté en entradas anteriores. Por ejemplo al comparar este código con los del semáforo de mareas veo las siguientes coincidencias:

  • La señal de una esfera negra indica tanto viento fuerte superior a 6-7 Beaufort de cualquier dirección como altura de agua de 5 metros.
  • La señal luminosa blanco sobre verde indica viento fuerte de cualquier dirección superior a 6-7 Beaufort, pero también marea vaciante.
  • La señal de un cono con la punta hacia arriba indica temporal del noroeste, pero también marea creciente y también altura de agua de 0,20 metros.
  •  La señal de un cono con la punta hacia abajo indica temporal del sudoeste, pero también marea vaciante.
  • La señal de dos conos negros con la punta hacia arriba indica temporal del nordeste, pero también altura de agua de 0,40 metros.
  • Y seguramente alguna más.
 En pocas palabras, un auténtico galimatías, teniendo en cuenta además los nervios de recalar en un puerto que no conoces, normalmente en Bretaña y Normandía rodeado de escollos que también hay que vigilar, y pendiente de la radio para que te den plaza de puerto o indicaciones verbales. La diferenciación de estos semáforos y la sistemática para interpretarlos es una de las cosas que pretendo aprender en esta vuelta a Francia. Soplaré una pestaña para pedir que lo aprenda sin malas consecuencias. Y lo que está claro es que cuando lleguemos a las aguas interiores para la navegación de vuelta vamos a respirar muy, pero que muy aliviados.

No hay comentarios: