Visitas al blog:

lunes, 13 de febrero de 2017

La "cortina" de la ducha.

Un axioma no escrito de la navegación en barcos pequeños dice que si un objeto puede servir para dos funciones, mejor que si sirve sólo para una. O dicho de otro modo, que cuantos más usos le des al mismo objeto, mejor. Así ahorramos espacio. La ducha nos quedó con una rendija enorme debajo de la puerta:


Había que poner una cortina por dentro. En el Corto Maltés tenemos un delantal de cocina impermeable, que debe usarse al cocinar con mar formada por si te salpica el guiso, no quemarte. También es conveniente ponerse las Katiuskas para que lo que escurre no te queme los pies:


Y por supuesto no calentar aceite en esas circunstancias. Pues el mismo delantal doblado por la mitad hará de cortina, sujeto con velcro:


Ayer me olvidé explicarlo.