Visitas:

lunes, 31 de octubre de 2016

Dibufirma de Cecina.

Hola navegantes.

Retomando los recuerdos de la navegación a la Isla de Elba este verano, le toca el turno a la vuelta al Continente desde el archipiélago toscano. Estuvo marcada por una de esas calamidades que nunca creemos que nos pasarán a nosotros, y que me hacen repetir que en este viaje Murphy nos pisaba los talones. Ya en altamar me volví a quedar con el Navionics en blanco, sin cartografía, y salvó la situación  que Nacho me había dejado un teléfono viejo, que lleva de reserva en su barco, sólo con el Navionics. Aunque era una versión antigua fue suficiente para llegar a puerto.

El día siguiente volvió el mistral y nos quedamos dos días retenidos en Cecina, un puerto sin terminar en la desembocadura de un río, alejado de todo. Nos levantamos con intención de seguir, pero soplaba con fuerza 6 y rachas de 7 y casi daba ternura ver allí refugiado al Corto Maltés con las velas plegadas como las alas de un pájaro descansando después de una tormenta. El mar estaba lleno de borreguitos y de espuma, y las olas resollaban al llegar a la orilla como un anciano con asma. No quedó más remedio que hacer el plan B y nos fuimos en tren a visitar Florencia.



Ver entradas del 13, 14 y 15 de junio de 2016.

No hay comentarios: