Visitas:

martes, 26 de agosto de 2014

¿Pan tierno en un velero de 6 metros y sin horno?.

Parece difícil, pero la tentación de disponer de ese producto y de olerlo a media mañana mientras navegas es tan poderosa que se desarrolla la imaginación. En barcos que disponen de horno y una buena superficie de trabajo en la cocina es relativamente fácil, pues consiste en amasar la cantidad justa de harina, agua y levadura y ponerlo al horno el tiempo estipulado. Aún en esas condiciones es un trabajito duro y sucio. Pero en un barquito como el Corto Maltés, con la minúscula cocina, la escora habitual en las navegaciones, los pantocazos y la carencia de horno parecería casi una utopía.

Por eso en este viaje lo hemos intentado a partir del pan precocinado y envasado al vacío (0,85 € dos barras) que no precisa congelación ni siquiera mantener en frío antes de extraerlo del envase, lo que es una ventaja extraordinaria para nuestros medios a bordo (tampoco tenemos nevera).




Para sustituir el horno hemos utilizado la cazuela. Empezamos por partir la barra en dos trozos, no sólo porque entera no cabe en la cazuela, sino también para que el calor (que va a ser más escaso que en el horno) penetre mejor en la masa. Calentamos la cazuela en vacío y cuando quemaba pusimos el pan en su interior:


Luego apagamos el fuego y tapamos la cazuela con varias capas de manta para que conservase más el calor. En las instrucciones del pan sugería llevar el horno a 200 ºC y mantener unos 20 minutos; nosotros no sabemos qué temperatura cogió la cazuela pero por si acaso lo mantuvimos mucho más tiempo bajo la manta, toda la mañana de navegación.


Al sacarlo el pan estaba comestible, aunque le faltaba un punto de crujiente en la corteza y no olía mucho a pan:

Para las siguientes veces vamos a partir la barra en trozos más pequeños, y a recalentar periódicamente la cazuela en vez de darla un solo calentón, porque obviamente le ha faltado tiempo y temperatura. Pero el primer paso está dado y no vamos a parar hasta conseguir ese manjar a bordo. Ya os contaremos el resultado.

2 comentarios:

David Fernandez dijo...

Muy buen intento lo del pan y la cazuela..

Por si os sirve de ayuda uno de mis amigos se compro por internet un horno plegable que se pone encima del fuego de gas de la cocina, y por lo visto funciona muy bien, se puede hacer pan, pizzas y cualquier cosa al horno sin problemas.. Y plegado no abulta nada..

En estados unidos lo venden en el supermercado por unos 30 euros.. comprarlo desde aquí sale casi por el doble pero puede ser una buena elección, os dejo un video y un enlace de la tienda de ebay donde lo compró..

https://www.youtube.com/watch?v=tWQF6wrhnZw

http://www.ebay.es/itm/NEW-COLEMAN-Portable-Kitchen-Enclosed-Camp-Oven-w-Adjustable-Rack-2000016462-/231330568395?pt=LH_DefaultDomain_0&hash=item35dc6058cb

corto_maltes dijo...

Muchas gracias David. He visto el vídeo y la cosa promete. Voy a seguir haciendo pruebas con la cazuela porque me parece que el principio es el mismo, y cuantos menos bártulos se llevan a bordo mejor. Si finalmente no lo consigo, casi seguro que para las navegaciones del año que viene me le encargo por ebay.

Un abrazo

Alvaro.