Visitas al blog:

viernes, 17 de agosto de 2012

Boyas que navegan.-

En una entrada anterior, de cuando estábamos por Gibraltar, os dijimos que había barcos que parecen islas. Pues ahora hemos visto una isla que desde lejos parecía un barco, concretamente un submarino varado. Está enfrente de Pauillac, en mitad del río Garona:


Hoy hemos salido temprano para aprovechar la pleamar en Pauillac y no pasar el susto de ayer en la entrada, ir con la ayuda de la marea, y llegar a Port Médoc antes de que empezase a subir y tenerla en contra.  Pero este intervalo no son 6 horas sino 3, porque la distancia entre ambos puertos (unas 30 millas) genera una diferencia de varias horas en los picos de la marea. A motor (ya que no había viento, no pudimos estrenar la vela) y sin forzar hemos hecho las 30 millas en 4 horas, es decir una media de más de 7 nudos. Cuando cruzamos una boya parece que está ella navegando:


Al mediodía llegamos a Port Médoc, el último puerto en el estuario del Garona. Nos sorprendió volver a ver el agua azul, después de un mes de verla marrón (o peor) en los canales y en el Garona. Es un puerto moderno (tiene wifi en los pantalanes, desde donde estamos haciendo hoy el blog) pero está alejado de cualquier pueblo o ciudad y no hay ni un supermercado. Hemos aprovechado para instalar las velas y algún bricolaje. Hemos descubierto que la pieza de anclaje del estay de proa tiene una grieta. Es posible que lleve así años, pero el desarbolar ha servido para descubrirlo. Hemos cambiado el anclaje del estay a otro punto de la misma pieza con un grillete grueso y esperamos que aguante. Además pondremos un cabo de kevlar para mayor seguridad:


Mañana y pasado tenemos dos etapas duras, de más de 60 millas cada una. Las Landas es una costa lineal y sin puertos intermedios, y el mar es una zona de entrenamiento de tiro del ejército francés. Sólo es seguro navegar por una zona de 3 millas paralela a la orilla. Por suerte esta zona es la que tiene una contracorriente hacia el Sur, como contraste con la corriente general de esa zona del Golfo de Vizcaya que es hacia el Norte. Además los puertos que tenemos previstos (Arcachon y Capbreton) a veces no son accesibles porque hay que entrar en unas horas determinadas de marea y sin oleaje. Por eso no descartamos saltarnos algún puerto y seguir de noche.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una pena que la travesia llegue a su fin . Teneis previsto para en Hendaya si es así estaremos esperando. Animo
Alberto