Visitas:

jueves, 20 de abril de 2017

Le duró poco la aventura.

En efecto, Matt y el Undaunted, de los que os hablé hace pocos días (un intento de cruzar el Atlántico en un velero de un metro de eslora) volvieron a tierra, en La Gomera, a las pocas horas de salir para su intento de alcanzar Florida.



En las primeras horas se hizo evidente que un dispositivo de flotación de reserva que llevaba en la popa, con las grandes olas que le alcanzaban por detrás golpeaba la unión entre los dos timones y hacía peligrar su integridad. Es sorprendente que el barco no se hubiera probado antes del intento de cruce del Atlántico, realizando alguna navegación más corta pero que simulase las condiciones que se iba a encontrar en su travesía.

Además el barco de un espectador que le estaba haciendo fotos colisionó con él, y aunque no hubo daños mayores la colisión hizo temer por la integridad del barco en el recorrido. A ello se juntó que los trámites aduaneros se habían prolongado mucho y la salida se había atrasado (salió el 6 de abril) lo que no garantizaba que alcanzase el otro extremo del Océano antes del pico de actividad de los huracanes, que es a finales del verano.

Con todos estos ingredientes Matt a decidido volver a EEUU e intentarlo de nuevo en otoño. El barco lo deja empaquetado en La Gomera y dice que dedicará el verano a construir y mejorar algunas piezas accesorias y a prepararse él para el segundo intento.

Seguiremos sus elucubraciones.

No hay comentarios: