Visitas al blog:

viernes, 29 de mayo de 2015

Mejorando nuestra cadena de frío.

Pues sí, vamos a ver qué tal resulta. En lugar de la caja de porespán que usamos de nevera durante la vuelta a España, en la navegación de este verano a Bretaña vamos a llevar una neverita eléctrica de camping. Se conecta a la batería y no usa gas, pero consume 40 W (3 A/hora) por lo que puede agotarnos la batería enseguida. Por eso nuestra idea es enchufarla sólo cuando haya mucha insolación y el panel solar esté cargando a tope, cuando vayamos a motor (que también carga la batería) o cuando estemos en una marina conectados a la electricidad del pantalán. El resto del tiempo la usaremos con frigolines como hasta ahora.


Aunque parezca un uso muy limitado, en la vuelta a España podríamos haberla tenido enchufada todo el trayecto por el Canal de Midi, que hicimos a motor al haber tenido que tumbar el palo, y con un sol de justicia por las tierras interiores de Francia. Nos habría facilitado mucho la intendencia, la verdad, porque conseguir hielo en aquellos parajes era difícil y nos duraba poquísimo.

La neverita es de 20 litros en vez de los 23 de la caja de porespán, pero como a ratos va a ir enchufada necesitará menos frigolines y por tanto habrá más espacio, proporcionalmente, para la comida. Ya os iremos contando qué tal resulta.