Visitas:

jueves, 18 de abril de 2013

Lo que escribí hace un año.

A punto de salir para intentar dar la vuelta a España escribí esto en otro foro náutico, cuando todo eran incógnitas e incertidumbres:

"Hola chicos, soy el del Tonic 23. Os agradezco todas vuestras palabras de ánimo, y espero conoceros a alguno en las escalas.
Quiero ser realista y comentaros que estas decisiones también tienen una parte negativa. En el trabajo hacemos una pausa larga, uno con permiso sin sueldo y posibilidad de encontrarlo todo liado a su vuelta pues no le ponen sustituto, y otro dejando su negocio en otras manos. En cualquier caso una merma de ingresos considerable.
Después está el tema familiar, una larga ausencia que será en parte compensada porque las chicas vendrán a vernos en las etapas más apetecibles. Y además, como decía un autor francés, "la ausencia disminuye las pasiones mediocres y aumenta las grandes, como el viento apaga las velas y aviva los fuegos". A la vuelta nos desquitaremos.
Y por último la posibilidad de que un imprevisto dé al traste con los planes, y seamos la comidilla de toda la comunidad navegante.
Asumimos los riesgos por intentar realizar un sueño, y aquí viene a cuento ese proverbio japonés que dice que es mejor viajar lleno de esperanza que llegar. Lo importante es intentarlo y disfrutar de lo que hagamos, sea cual sea el desenlace".

Es curioso verlo ahora escrito con la perspectiva del tiempo transcurrido. Lo volvería a intentar con los ojos cerrados, porque lo bonito ha sido haberlo intentado, no haberlo conseguido.

Alvaro.

2 comentarios:

Fernando - Andua dijo...

Curioso, yo hace un año no os conocía, creo que de haber sucedido lo contrario habría salido por ahí a veros pasar aunque fuera de lejos.
Me imagino que leer esas frases ahora os tiene que dar mucha alegría.

Pero es curioso, ¡ que cerca estuvimos en el Mediterráneo en la etapa de Palafrugell...!

corto_maltes dijo...

Pues sí, Fernando, alegría por haberlo conseguido, pero también una sensación rara al recordar aquellos meses tan buenos y vernos ahora inmersos de nuevo en la vorágine del día a día.

Dudas sobre si deberíamos haber prolongado un poco más el viaje (podríamos haber sacado hasta un mes más) para haber visitado más sitios: estuvimos tan cerca de Las Columbretes, de las Islas de Oléron y de Ré, en Francia, pasamos tan deprisa por la Costa Brava, no entramos en la bahía de Arcachon... en fín, en aquellos días estábamos deseando regresar a casa y ahora lo vemos de otra manera.

Hay que pensar en la siguiente, está claro.