Visitas al blog:

sábado, 9 de marzo de 2013

Siguiente presentación.

Será el viernes 15 de marzo a las 19 h. en Espacio Kattigara, C/Madrid 13, de Santander. En esta ocasión vamos a insistir en los detalles de nuestra vida a bordo, las combinaciones de velas que usábamos (ya adelanto que no muy ortodoxas, pero eso sí, eficaces), las maniobras y algunos de nuestros "inventos". Ese día dedicaremos los libros con una dibucarta.

¿Os gusta el montaje que ha hecho Aura para el cartel?. A mí me encanta. Es nuestra llegada a Santander, delante de la isla de Mouro, con 2.500 millas en la estela.

Un saludo y hasta el viernes.


3 comentarios:

Fernando - Andua dijo...

Desde luego que los cántabros van a quedar bien informados de vuestra aventura.
Ya he escuchado las dos entrevistas vuestras, una gozada.

Carolina Fernandez Gonzalez dijo...

A mi desde luego ese cartel me parece precioso :)

Espero que tengáis tanto éxito como en las otras presentaciones que habéis hecho.

Para los que todavía no hayan tenido la oportunidad de verlos en acción.. muy recomendable!!

corto_maltes dijo...

Algunas de las cosas que nos preguntaron ayer en Espacio Kattigara:

¿Cómo es que no pescamos nada?, ¿no iríamos demasiado despacio para los bonitos?. Contestamos que no teníamos ni idea porque no somos pescadores. Nos había hecho Dimas una cacea para bonitos con un señuelo de pulpito y un solo plomo. Lo echábamos cuando navegábamos a alrededor de 5 nudos (en las cabalgadas a 8-9 nudos íbamos pendientes de cosas más importantes, como no atravesarnos a la ola, como para echar al agua un lío más). Cuando íbamos cerca de la costa cambiábamos el pulpito por un pececito Rapala de silicona. Ni con uno ni con otro cayó nada, y además nos causó un problema en Portugal porque al parecer el permiso de túnidos español no sirve en Portugal.

Volvieron a preguntarnos si no habíamos discutido. El momento más tenso fue en Pauillac al subir el palo. El día siguiente madrugamos mucho para aprovechar la marea que bajaba, y aún en la oscuridad nos dimos cuenta de que habíamos instalado el enrollador del Génova al revés (con el cabito saliendo hacia estribor en lugar de hacia babor). Nos echamos la culpa mutuamente pero al final no quedó más remedio que desarmarlo todo de noche y volver a armarlo bien. Perdimos una hora de marea.

¿Cómo habíamos resuelto el fondeo en el Mar Menor después del incidente de garreo que contamos en el libro?. Esa misma noche cambiando de lugar de fondeo a aguas más profundas y poniendo la alarma de garreo con el radio muy corto, lo que nos despertó varias veces. La noche siguiente nos dejaron amarrar en el muelle de visitantes del Club Náutico Los Nietos.

¿Habíamos visitado las islas del Mar Menor?. Contestamos que las dos más grandes, la del Barón y Perdiguera. Las otras están rodeadas de aguas muy poco profundas y tienen cierto riesgo de varar.

¿Qué habríamos hecho si nos hubiera sorprendido la Tramontana?. Contestamos que con ese barquito no nos hubiera quedado más remedio que refugiarnos en un puerto los días que tardase en amainar, como hicimos en el Estrecho de Gibraltar al encontrarnos el temporal de Levante. Algunos barcos grandes consiguen navegar contra la tramontana a base de motor, pero no es nuestro caso.

Por cierto, en Estvdio el libro sigue agotado. El sitio más seguro para encontrarlo es en Kattigara (C/Madrid 13) donde tienen muchos en el almacén y donde puedo dedicároslo con una dibucarta.

Un saludo

Alvaro.