Visitas al blog:

jueves, 15 de noviembre de 2018

Renovar el soporte del fueraborda.

Hola navegantes.

En la vuelta a Francia, y sobre todo en las etapas por los canales, que estaban colmatados de algas, saqué tantas veces el fueraborda que me dí cuenta del estado en que se encontraba su soporte de madera:




Llevaba en el pozo más de 30 años, desde que el barco salió del astillero. Era uno de los bricolajes que tenía pendientes. El soporte nuevo, con mi manía de la seguridad, lo he duplicado y tiene 4 cm de espesor en vez de los 2,5 del original. Le he dado una capa de protector de madera y 5 de barniz.


El cáncamo de arriba a estribor es para candarlo, y la tela del fondo para que no se me caigan las herramientas al mar por el agujero del pozo. Después de encargar las piezas, al ir a montarlo resultó que el original no era rectangular sino trapezoidal, y tuve que cambiar el recorte y barnizar otra vez los cantos. Antes de atornillarlo intercalé una capa de Sikaflex para que disminuya la transmisión de vibraciones al casco. Luego protegí el apoyo del motor y de los aprietes con una goma para que no dañe la madera.




Por dentro, los tornillos de babor los he apretado con cáncamos en lugar de con tuercas, para amarrar los puntales cuando no los uso. Así no se mueven con las olas. Además sus arandelas sujetan el revestimiento de eskay, que se estaba despegando.


En la siguiente, cómo llevé los puntales en la vuelta a Francia, sin amarrar.


Iban sujetos sólo con el mogollón de sacos de velas y otras cosas que llevamos en la cama de popa. Ahora van más asegurados contra las olas y la escora. No ha quedado mal.

Hasta mañana navegantes. ¡Id con cuidado!.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Prueba de Higinio

Anónimo dijo...

Amigo Alvaro:
Hice esa prueba porque por dos veces escribí un comentario que no salió. Ahora parece que el problema se ha solucionado.

Quería decirte que estoy ansioso por leer ese nuevo libro escrito según entiendo "al alimón" entre el grumetillo y tu, porque teniendo en cuenta la terrible enfermedad y problemas añadidos que sufrió ese niño, estoy seguro que humanamente hablando tiene que ser apasionante. Pero principalmente siento como supongo que otros muchos, una curiosidad no malsana sobre que ha sido de ese chico que entiendo que vive, si al final se recuperó totalmente y ha podido finalmente hacer una vida normal.

Un fuerte abrazo de Higinio

corto_maltes dijo...

Higinio, Javier se curó y hace vida normal. Te agradezco tu sincero interés. Un abrazo.