Visitas al blog:

viernes, 9 de noviembre de 2018

Dibufirma de Chateaulin.

Hola navegantes.

De Douarnenez fuimos a Camaret y luego a Brest, donde estuve con Ana dos semanas recorriendo esa inmensa bahía (la Rada  de Brest), un auténtico mar interior con 350 kilómetros de costa. En su interior desembocan cinco ríos que forman su correspondiente estuario, si bien sólo son navegables dos, el Aulne hasta Chateaulin y el Elorn hasta Landernau. La rada está muy protegida de los elementos (que allí proceden sobre todo del Oeste) por su estrechísima entrada, de una milla de ancho, que a su vez provoca corrientes de marea de hasta 7 nudos.

Una de las excursiones más bonitas fue la del río Aulne hasta Chateaulin, 31 millas tierra adentro.Se pasa por muchos campos de boyas en el estuario de los otros ríos, dos instalaciones militares (una base de submarinos y una Escuela Naval), un cementerio de barcos, algunos puentes y finalmente la esclusa. Al final abocamos a un puente seguido de un salto de agua con una pequeña esclusa, donde ya no podíamos avanzar más sin desarbolar, y vimos a estribor un único pantalán enano, doblado y oxidado, ocupado por dos barcos, y otros dos amarrados al muelle de piedra. Nos extrañó porque nuestras guías indicaban que había sitio para 30 barcos. Nos enrollamos con el capitán de uno de los barcos, más pequeño que el Corto Maltés, tan pequeño que casi todos los cacharros de cocina y los cubos, lavavajillas y demás los tenía esparcidos por la cubierta. Nos contó que pasaba largas temporadas en Chateaulin porque vivía a bordo y aquél sitio era gratis, y que efectivamente hubo allí 6 pantalanes pero que en 2010 un temporal destrozó cinco de ellos. Sólo habían quedado las ruinas que ahora veíamos del sexto y nadie se había molestado en reponerlos. Nos impresionó pensar que 31 millas tierra adentro también allí los temporales de Bretaña tuvieran esa violencia.
 
Decidimos quedarnos abarloados allí para aprovechar la electricidad y el grifo. El calor era asfixiante y aquél enchufe era la diferencia entre poder ventilarnos y tener comida fría, o no tener nada. Estuvimos en Chateaulin 3 días.



Ver entradas del blog de 24, 25 y 27 de junio.

No hay comentarios: