Visitas al blog:

martes, 30 de octubre de 2018

Dibufirma de Capbreton.

Hola navegantes.

La travesía hasta Capbreton la hicimos lloviendo y con neblina como si estuviera corriendo el mes de enero. Tiene una entrada limitada por el calado (un metro y medio), lo que unido a las olas que suelen azotar su entrada hace que muchos días sea imposible entrar. El pueblo estaba desierto y desolado bajo una cortina de agua. Nos cerraron las tiendas y no nos dio tiempo a nada. La información sobre los ejercicios de tiro estaba expuesta en el tablón. Los había toda la semana, entre Capbreton y Arcachon, y el martes era el único día en que dejaban un pasillo de 3 millas paralelas a la costa para pasar (estábamos a lunes). Así que tuvimos que salir el martes a la fuerza, aunque nos pasarían los misiles por encima de la cabeza. Iban a ser más de 60 millas  hasta Arcachon sin poder salirnos de ese pasillo, o 125 si no podíamos entrar en Arcachon y debíamos seguir al estuario del Garona navegando de noche.


No hay comentarios: