Visitas al blog:

miércoles, 9 de mayo de 2018

Más líos con los semáforos náuticos.

Hola navegantes.

Ya he comentado varias veces que la navegación costera, siempre lidiando con las corrientes, las mareas, los escollos y bajos fondos, los vientos de romper todo que se crean en los cabos y los estrechos, y las entradas y salidas de los puertos y rías, es más complicada que la navegación por altamar. Por si fuera poco, los semáforos de entrada y salida de los puertos no tienen un significado internacional y hay que saberse los de cada pais, o incuso los de cada zona concreta de navegación.

En nuestra ruta hacia el Este para la vuelta a Francia pasaremos por Pasaia, en Euskadi, cuya estrecha entrada está regulada por un semáforo. Es preciosa y recuerda a un fiordo Noruego, pero tiene que dar entrada y salida a mercantes que no pueden cruzarse. Yo no me acordaba de los detalles de sus luces, pero ahora que las he repasado resulta que son completamente diferentes de las que os comenté de Francia en las entradas de 2, 4 y 7 de abril:


Es curioso que se haya hecho un esfuerzo internacional para homogeneizar la señalización marítima y las normas de comportamiento y preferencias en el mar, y hayan quedado fuera los semáforos. ¡A memorizarlos o hacerse una chuleta!.

1 comentario:

tyler dijo...

El ser humano es maravilloso. Como nos gusta complicarnos la vida, con lo fácil que seria hacer algo universal.