Visitas al blog:

jueves, 24 de mayo de 2018

Hasta Elanchove

Hola navegantes.
Hoy hemos madrugado porque nos esperaba una etapa larga. Queríamos hacer la mitad de la distancia a Hondarribia y salimos a las 6 para una etapa de unas 60 millas. Finalmente nos hemos quedado en Elanchove.
El día ha sido pesado pero sin incidentes. Más o menos el primer tercio a motor por falta de viento, el segundo tercio a vela en una ceñida abierta maravillosa, con sol y sin olas, y el último tercio "a la francesa" (motor más mayor) porque el viento del nordeste nos venía de cara y estábamos agotados para dar más bordos, después de 12 horas navegando. Al final ha sido una etapa de 14 horas.
A media mañana se nos posó un pajarito en el balcón, de esos que están exhaustos y les salvas la vida. De vez en cuando se daba una vueltas por el aire y volvía a bordo con un mosquito en el pico.


Enfrente de Arminza vimos en la cartografía un amplio rectángulo en el que estaba prohibido navegar. Llamé a Bilbao tráfico para ver qué era y si efectivamente no se podía pasar, porque nos obligaba a dar un bordo innecesario para rodearlo. No me oían y actuó de puente ¡Coruña radio!, que sí me oía. Alucinante. Es un rectángulo de boyas de energía mareomotriz. A pesar de que los de Bilbao tráfico me estaban siguiendo por el radar, de Arminza salió una lancha rápida amarilla de la empresa que gestiona las boyas (BIMEP), y allí se quedó para comprobar que no invadíamos su territorio.
Elanchove es un pueblo precioso que visitaremos mañana. Las mareas son impresionantes, en una foto podreis ver lo que asomaba de mi barco por encima del muelle: sólo de las crucetas para arriba.



Y en otra foto, la piedra de 300 kg que un temporal sacó del mar y depositó en la carretera, unos 20 metros más arriba. Ha quedado como un monumento a la fuerza de la naturaleza.



Hasta mañana, navegantes.

2 comentarios:

tyler dijo...

Recuerdo un dia haciendo surf en las Landas que un pájaro exhausto como el que comentas , se poso un buen rato en mi cabeza, fue un momento mágico que recordare siempre. Saludos y buena proa.

Daniel Tribaldos dijo...

Impresionante el monumento a la roca, es brutal lo que puede hacer un temporal.