Visitas al blog:

domingo, 4 de febrero de 2018

Vuelta a Francia: las trampas de su costa. 4) los fenómenos tormentosos.


Un fenómeno tormentoso es una circulación violenta de aire en sentido vertical bajo una nube, generalmente un cumulonimbo (esas nubes algodonosas verticales que arriba terminan en una superficie plana, con forma de yunque, como esta preciosa sobre la isla de Mouro, en Santander):


A pesar de su estética, para los navegantes son un peligro pues su gran desarrollo vertical produce corrientes de aire muy fuertes alrededor, además de fenómenos eléctricos (rayos y truenos). Se origina por el calentamiento de la superficie del mar, que hace ascender aire caliente a las alturas de la nube (que pueden estar a 13 Km del suelo). La nube va engordando a base de succionar aire de alrededor. Ese aire, al llegar a las alturas, se enfría y condensa el agua, que vuelve a caer al mar cargado de lluvia y con fuerza, por el interior del tubo que forma el aire ascendente caliente. Es lo que llamamos un chubasco, donde el viento puede alcanzar 40-50 nudos, o sea fuerza 8 ó 10. Desde lejos se ve que la superficie del mar bajo la nube se vuelve blanca, por el agua revuelta por el viento y las salpicaduras de la lluvia. Si hay veleros se ve cómo los escoran las ráfagas, con los mástiles casi en la horizontal. Normalmente estas tormentas duran desde unos minutos a pocas horas, pero hay que evitarlas a toda costa.

  

Los errores a evitar:
  •  Pensar que como el viento sopla de nosotros hacia la nube, se está alejando. En efecto, la nube absorbe aire de la superficie del mar en un círculo de algunos Km alrededor de su base, por lo que desde cualquier lugar que naveguemos tendremos la sensación de que está a sotavento. Se ve bien en la parte de la derecha de la figura anterior, donde el velero tiene la nube a sotavento aunque en realidad está avanzando hacia él.
  • Ignorar el peligro y entrar en la nube sin reducir velas. Una vez dentro de la tormenta, con los fuertes vientos, el velero escorado, la cubierta mojada y la mala visibilidad, la maniobra de tomar rizos es dificilísima.
  • Encontrarse seguro si nos alcanza la tormenta fondeados. Por el contrario, es en los fondeos donde se está más expuesto: con los cambios de viento (el chubasco sopla de dirección opuesta al viento dominante previo, como se ve en el dibujo) todos los barcos del fondeadero se ponen a bornear, cada uno de una manera diferente, se lían las cadenas y algunos acaban contra las rocas.
El lugar más peligroso para encontrar tormentas en nuestra vuelta a Francia será la costa vasca (las famosas "galernas") más habituales en las proximidades de Hondarribia y San Juan de Luz. Por suerte suelen ser típicas de los meses más calientes (agosto especialmente) donde la gran insolación calienta más el agua, y nosotros pasaremos por allí en junio. En agosto esperamos estar ya por los canales del interior de Francia en dirección al Sur. Pero también podremos encontrarnos alguna en Bretaña, o en el Mediterráneo si terminamos el viaje yendo del Ródano a Cataluña por mar.

3 comentarios:

Daniel Tribaldos dijo...

Menos mal, por lo menos esta no me pilla en mi zona.

corto_maltes dijo...

Sí, Daniel, te ha tocado la zona de más corrientes de marea y vientos encañonados por cabos y estrechos, pero a la vez la más apasionante y donde más aprenderemos. Me estoy leyendo los artículos de la vuelta a Francia del Sun 2500 de Voiles et Voiliers y hasta ellos, con el apoyo externo que tenían, se quedaron más de una vez varados por la bajamar donde no debían, o tuvieron que dar media vuelta y volver al puerto de donde habían salido porque se les invirtió la corriente de marea y no pudieron contra ella. O sea que si nos pasa a nosotros no tenemos que avergonzarnos.

Un saludo

Marisa MT dijo...

muy útil la entrada. ¡Gracias!