Visitas al blog:

jueves, 18 de enero de 2018

¡12 Kg de cartografía en papel!.

Hola navegantes.

Algunos me habréis oido decir que salir de viaje en un velero no son unas vacaciones, es un nuevo oficio. Para los que crean que exagero, he aquí una parte de la cartografía en papel que llevaré en la vuelta a Francia:




Unos 12 Kg de papel. Y lo malo no es recopilarlo, es que hay que habérselo estudiado antes de salir, por lo menos una gran parte. No hay que estudiarse por adelantado cada puerto, pero sí las condiciones generales de navegación. Por poner un ejemplo, Francia está inmersa en un proceso de ceder a las autoridades locales la gestión de los canales interiores más pequeños, menos rentables, o que no son necesarios para el tráfico comercial. Si las autoridades locales no lo asumen, el tramo de canal puede abandonarse y cerrarse. Si no quieres encontrarte un canal cerrado, tienes que estudiarte por adelantado, en webs actualizadas, el estado de la red. U otro ejemplo: me he llevado la sorpresa de que la guía Imray del Canal de la Mancha no tiene los waypoints GPS. Voy a tener que introducirlos yo a partir de la cartografía electrónica. Sorpresas que llevan mucho tiempo de trabajo resolver.

En la parte positiva, he confirmado que se puede llegar navegando a los pies de la Torre Eiffel. Hay que coger el Canal de St-Denis, que enlaza mediante esclusas con el Río Sena un poco más al Norte (aguas abajo) de la Île de la Cité, y allí navegar por el Sena para dejar la famosa Torre a estribor. Hay un muelle con Marina en las inmediaciones. Si todo va según lo previsto estaremos más o menos en la mitad del viaje en millas (más de la mitad en tiempo) y será como la culminación del Everest de esta navegación. En efecto, habremos superado lo peor (el Finisterre francés y el Canal de la Mancha), disfrutaremos de lo conseguido y de unos días en la ciudad del amor, y tendremos por delante una plácida bajada fluvial hasta el Mediterráneo atravesando la Francia profunda.

Eso si el maldito Murphy no vuelve a colarse de polizón en el Corto Maltés para hacernos la vida difícil, como en la navegación a Elba. Pero esas incertidumbres también son la chispa de la vida, ¿no?. Si no sería todo muy aburrido.

No hay comentarios: