Visitas al blog:

jueves, 12 de octubre de 2017

Islas flotantes en el río Sekonyer.

Hola navegantes.

Hemos estado 3 días en la isla de Borneo para ver los orangutanes, y voy a compartir algunos detalles náuticos que me han sorprendido.

Hemos remontado el río Sekonyer en un Klotok, la embarcación típica. Es un barco de madera con dos pisos, en el inferior está la cocina y las hamacas para la tripulación, y en la cubierta viajamos y dormimos los invitados. Se duerme al aire libre pero con unas mosquiteras que evitan las picaduras pero no dan intimidad, porque son transparentes.

El río es muy caudaloso pero el tercer día de remontarlo ya era un regato un poco más ancho que la manga del barco. En ese tramo a veces bajan por el río islas flotantes. Son trozos de la orilla que se han desprendido, las raíces lo hacen flotar y lleva árboles o arbustos todavía rectos, de manera que parece una isla. En el Amazonas las hay de varios cientos de metros de diámetro, y ha ocurrido que algún barco se amarre a una de esas islas creyendo que era tierra firme y continúe derivando amarrado a la "isla".

En el río Sekonyer eran mucho más pequeñas, pero suficiente para impedir el paso del barco. El primer Klotok que se encuentra una la empuja con la proa hasta la orilla verdadera y la deja amarrada a un árbol con un cabo, para que no se atasque en un recodo estrecho y bloquee el río. En la segunda foto podéis ver al Klotok empujando la isla contra la orilla, y en la tercera cómo la deja amarrada. Vimos muchas de estas islas amarradas a la orilla. La maniobra es peligrosa porque el marinero que salta a la isla y luego la ata tiene que volver a bordo nadando, y en ese río hay cocodrilos.

Por lo demás el recorrido es espectacular, entre árboles selváticos llenos de monos y por la noche de luciérnagas, que hacía años que yo no veía. Y lo más impresionante, ver de tan cerca a los orangutanes, nuestros primos hermanos que ya sólo viven en Sumatra y en Borneo. Por desgracia los cultivos de palmeras para hacer el famoso aceite de palma están destruyendo el bosque donde viven, y existe un riesgo muy real de que desaparezcan.

En la última foto, el ancla artesanal que utilizan, aunque la mayoría de las veces se amarran a los árboles de la orilla, como nosotros en el canal de Midi.

1 comentario:

Daniel Tribaldos dijo...

Ya me explicaras lo de los mosquitos y las medidas que se deben tomar para evitarlos.
Saludos, Daniel.