Visitas al blog:

domingo, 22 de octubre de 2017

El paraíso ya no existe, o ¿Qué dejamos a nuestros hijos?.

Hola navegantes.

Siguiendo nuestro periplo por Indonesia hemos llegado a la isla de Bali, sí, esa que se supone es un paraíso para las lunas de miel. Centrándome como siempre en los temas náuticos, ¡qué decepción!. La playa de Lovina, una de las de arena negra al norte de la isla, es lo que veis en las fotos. Erosión de mar que intentan frenar con muros de hormigón y sacos terreros, que está socavando los árboles y el terreno de la orilla, desagües en la arena, basura plástica, parques inflable a pocos metros de la orilla, etc. Creo que cualquier playa de Cantabria le da cien vueltas a ésta. Y lo malo es que la causa del problema es global, no solo de los balineses, por la contaminación plástica de todos lo océanos y el efecto invernadero. Como no lo paremos vamos a dejar a nuestros hijos un estercolero.

Los barcos típicos son curiosos. De manga estrecha y equilibrados con balancines, algunos con motores de camión como en Vietnam (el de la foto ha duplicado la potencia con uno en cada banda) y un tejadillo para protegerse del calor abrasador. También hay otros más modestos pero con el mismo diseño.

Ojalá en los días que nos quedan veamos algo más optimista.

No hay comentarios: