Visitas al blog:

martes, 31 de octubre de 2017

Cruce del atlántico a vela en silla de ruedas.

Hola navegantes.

Audrey Barbaud es una chica de 27 años a la que la enfermedad de Charcot-Maie-Tooth tiene en silla de ruedas desde niña, y que ha pasado por varias operaciones de la columna vertebral. Lejos de acomplejarse, sus ansias de disfrutar de la vida le han llevado a viajar por varios paises, alojándose incluso en casas de Airbnb, lo que cuenta en su blog:

http://roulettes-et-sac-a-dos.com

No conforme por viajar por tierra, va a embarcarse en un cruce del Atlántico desde Canarias a Martinica, en uno de los veleros acompañantes de la famosa regata Mini Transat, para veleros de 6,5 metros. Ella embarcará en un velero mayor, un Sun Odyssey 43 bautizado "Pierre de lune" ("Piedra de luna") especialmente adaptado para personas con movilidad reducida.

La navegación a vela para personas en silla de ruedas tiene las dificultades que todos nos imaginamos enseguida de movilidad por la cubierta y de entrar y salir de la camareta, que suele resolverse con pequeñas grúas y moviéndose reptando. Pero hay otras impensables a primera vista, como los forúnculos en las posaderas debidos a la humedad constante del banco de la bañera y su dificultad para cambiar los sitios de apoyo. A veces nos pasamos 10 o 12 horas seguidas sin poder abandonar el timón, y si el banco está mojado y no puedes cambiar de posición aparecen los forúnculos. Este problema aparentemente nimio ha hecho abandonar a algunos navegantes discapacitados.

Esperemos que todo resulte bien a Audrey y le agradecemos desde aquí su ejemplo de vida.


2 comentarios:

MPH dijo...

Y sabes si Audrey ha encontrado una solución para evitar el problema de estar sentada en humedad al timón?

corto_maltes dijo...

Pues no sé, pero si me entero lo comparto.

En mi experiencia, lo mejor es no sentarse, buscar posiciones al timón estando de pie o en cunclillas. En la entrada del blog de 13-6-2012, cuando Luis y yo descendíamos Portugal en la vuelta a España, con etapas muy "mojadas" de hasta 12 horas, hicimos una referencia a ese problema. Pero claro, Audrey no puede recurrir a eso.

Lo siguiente es evitar tener húmedas las posaderas (ponerse el pantalón de aguas si el banco está mojado, aunque no llueva)y cambiar los sitios de apoyo a menudo, o sea, cambiar la forma de sentarse.

Y si te aparecen los forúnculos, que no son más que glándulas sebáceas o folículos pilosos obstruidos y secundariamente infectados)aplicar enseguida una pomada antibiótica, como Plasimine o similar.

Usar cojines para sentarse no suele mejorar nada, porque enseguida se mojan y mantienen más la humedad.