Visitas al blog:

miércoles, 19 de julio de 2017

Pasando los grandes cabos a propulsión.

Así es. Hoy salimos de Coruña con un pronóstico muy favorable de vientos del SW, y por una vez se cumplió. Nuestro proyecto más optimista era pasar el cabo Ortegal y quedarnos en la siguiente ría, en el pueblecito de Cariño. Toda la mañana fuimos en una maravillosa empopada con el espí y el Génova atangonado en orejas de burro, a 5 ó 6 nudos. Lo único malo, que nos cayó algún chubasco y tuvimos que ir con el traje de aguas.

A eso de las 15 h. el viento era tan fuerte que hacíamos picos de más de 7 nudos y era evidente que el barco iba muy forzado. Seguimos sólo con el Génova y así hacíamos entre 6 y 6.5 nudos, más que de sobra para nuestras pretensiones. Viendo que íbamos a terminar la etapa a primera hora de la tarde y no queriendo desperdiciar el ventarrón tan favorable, decidimos alargarla y pasar también el siguiente grande, Estaca de Bares. En la primera foto podéis ver a Mario frente a los Aguillons del Cabo Ortegal, una restinga de piedras picudas que se adentra en el mar, y en la segunda su faro.

Seguimos pues, y hacia las 18 h. entramos en la ría del Barquero, la inmediata posterior a Estaca de Bares. Tiene una preciosa isla en su entrada, la Isla Colleira, con un faro y una vivienda en su cima plana. Allí el viento se calmó y llegamos al puerto de Vicedo a motor, con 51 millas más en la corredera. Es un puerto chiquitín al fondo de la ría, y nos hemos quedado inicialmente abarloados a un pesquero, pero para no madrugar luego nos hemos trasladado al muro del muelle.

El pueblo se recorre en un plis plas y no tiene mucho que ver, salvo las típicas originalidades españolas como el cartel de "no potable"en un canalón del que no se le ocurriría beber ni a un Tuareg, una figura de Charlot de tamaño natural sentado en una tapia, o un jardín decorado con barcos desguazados.

En las últimas fotos podéis ver la escalera por la que salimos de nuestra mansión al muelle. Y a veces hay que salir agarrándose con una sola mano, porque en la otra llevas el bidón de agua, la compra, la bici o la basura.

Mañana seguiremos nuestra navegación pero ya no hacia el norte sino hacia el sureste, apuntando a Asturias, y seguimos con pronósticos de viento muy favorables.

Hasta mañana navegantes.

No hay comentarios: