Visitas:

lunes, 26 de junio de 2017

Finisterre en orejas de burro, dulce como un sirup.

Hola navegantes.

Hoy salimos de Laxe con la intención de hacer una etapa corta, a la ría de Camariñas o como mucho a Finisterre. Toda la mañana estuvimos encalmados y había pensado para la entrada de hoy otro título, "Finisterre a motor, malo como pegar a un padre". Porque realmente pasar este cabo de tan mala fama sin viento, es malo, malo.  Pero justo en el cabo se levantó un viento del NW que nos permitió poner el Génova y la mayor en orejas de burro y pasarlo cómodamente a 5 nudos a vela, y luego seguir así gran parte de la tarde. En las primeras fotos podéis vernos delante del famoso "centollo de Finisterre", ese islote rocoso que tiene delante.

Lo malo es que al consultar la meteorología resulta que llega una borrasca con vientos del W de fuerza 6-7 y olas de hasta 4 metros para todo lo que queda de semana, lo que nos pondrá muy difícil avanzar con este  barquito. Eso nos obligó a cambiar de planes y adelantar hoy todo lo que pudiéramos, y nos hemos venido a Muros, 50 millas en 12 horas, una soberana paliza. Por el camino hemos visto por primera vez en esta navegación delfines, y hemos comprobado la peligrosidad de los bajos entre la rías, con escollos rocosos a ras del agua a más de 2 millas de la costa. ¡Como para distraerse!.

En Muros nos hemos quedado abarloados a una lancha de las mejilloneras y será mañana, con la cabeza más fría, cuando decidamos cómo continuar.

Hasta mañana navegantes

No hay comentarios: