Visitas:

sábado, 10 de junio de 2017

¡Ay, el Norte! o navegando bajo la lluvia.

Hola navegantes.

El sábado pasado nos tocó navegación con los grumetillos y no paró de llover. En estos casos, tan habituales en Santander, no anulamos la salida porque si lo hiciéramos la mitad de los días no saldríamos a navegar. Nos quedamos en el pantalán enseñándoles algo algo hasta que escampe, y luego aprovechamos por lo menos para dar unos bordos. En el Corto Maltés intentamos pescar algo con el esquilero desde el pantalán, pero llovía tanto que ni los cangrejos habían salido de sus guaridas, y sólo cogimos alguna quiquilla despistada. Les enseñamos los símbolos para anotar el grado de nubosidad que cubre el cielo, y mis dos grumetillas sacaron un 10:


La parte práctica fue muy fácil porque toda la tarde el cielo estuvo cubierto con ocho octas. Luego aprendieron a cumplimentar el cuaderno de bitácora:

En otro barco, el Colombres, el benjamín de los grumetillos de este año, que tiene 6 años y está aún aprendiendo a escribir, hizo un esquema de las partes del barco que le habían explicado:


A media tarde escampó un tiempo muy corto y salimos a dar unos bordos por la bahía. Navegamos una hora y media, siempre con la amenaza de la lluvia o  bajo la llovizna:




Todo fueron capuchas, trajes de agua, frío y resbalones por la cubierta, pero en el fondo nos divertimos. Tuvimos que posponer el desembarco en la Isla de Mouro. Pero me parece que hoy, que ha amanecido un día radiante, vamos a desquitarnos y podremos ir a estudiar el anidamiento de las gaviotas.

No hay comentarios: