Visitas:

lunes, 1 de mayo de 2017

...y cumplió los 17.

Hola navegantes.

En estos días que estamos preparando las navegaciones Carpe Diem del verano, con los niños de oncología de Valdecilla, quiero compartir este poema que escribí a uno de ellos cuando tenía 6 años, imaginándome cómo sería si llegase a los 17. Pues ya está, ha llegado y muchas de las cosas que imaginaba han sucedido. Quiero que sea un mensaje de esperanza, sobre todo para los que se incorporan por primera vez a la actividad de vela este año.
___________________________________________________________________________
ESTARE CUANDO CUMPLAS DIECISIETE...

Estaré cuando cumplas diecisiete;
yo seguiré en mi barco al ralentí
cuando no quieras ya ser mi grumete
para la vela, el ancla, el paipo-esquí...
y te hayas olvidado del sainete
en que te conocí.

Estaré cuando toda esta refriega
sea como un mal sueño que se fue,
y sólo te recete algún colega
la crema y las toallitas del acné;
cuando olvides el suero, la enfermera,
el dolor que te hizo hombre tan temprano,
el brillo de tu calva cabellera...
y hasta cómo disfrutabas en verano
desde mi delfinera.

Estaré junto a ti
cuando en lugar de la ciclosporina,
la gasa, el algodón, el bisturí...
necesites el peine, la gomina,
la espuma de afeitar y la Gillette,
cuando en vez de en la ola y la neblina
prefieras navegar en Internet.

Y estaré a tu lado
cuando una muchacha sonriente
(quizás no sepa por lo que has pasado)
inesperadamente
te traiga todo lo que te han robado.

____________________________________________________________________________

Y aquí el dibupoema (se empieza a leer en la manga derecha):



3 comentarios:

Daniel Tribaldos dijo...

Estas cosas si que merecen la pena y vuestro esfuerzo, felicitaciones a todos.
Saludos.

Anónimo dijo...

Qurido Alvaro: Una poesía como esa, ¡tan preciosa! que además se ha convertido en realidad, debe hacerte sentir tan enormemente satisfecho, como para pensar ¡ha valido mil veces la pena!
Mi enhorabuena por centésima vez con un abrazo de Higinio

corto_maltes dijo...

Gracias, Higinio. Es verdad, muy satisfecho. Pero siempre me gusta recordar que esto no se debe sólo a mí y a Ana, detrás hay un grupo de casi 100 personas (médicos, enfermeras, capitanes y maestros) que lo hacen posible año tras año. El mérito es de todos ellos.