Visitas:

jueves, 30 de marzo de 2017

¡Qué bestia!

 Si creíais que cruzar un océano a remo era el no va mas, atentos a esta noticia. Acabo de saber que en 1998 un francés, Benoît Lecomte, cruzó el Atlántico a nado. Empleó 73 días en nadar desde EEUU hasta Francia, con el objetivo de sensibilizar y recaudar fondos para la lucha contra el cáncer, en homenaje a su padre. Lógicamente llevaba un barco de apoyo donde comer y dormir. Nadó unas 8 horas diarias. En alguna ocasión le siguió un tiburón durante 5 días.


 No contento con aquella machada, ahora, con veinte años más, va a intentar cruzar a nado... el Pacífico. Más de 8.000 km que se calcula le llevará 6 meses, nadando 8 horas al día. Saldrá a finales de mayo de Tokyo con dirección a San Francisco. Le acompañará un velero donde dormirá, y que le dejará cada mañana en la misma posición de GPS donde le recogió la noche anterior para no hacer "trampas" durante la noche.

 Aparte de la hazaña deportiva (si la logra)  el velero de acompañamiento hará estudios científicos. Unos médicos estudiarán a distancia las condiciones físicas de Benoît y cómo afecta a un cuerpo humano, y a sus condiciones psicológicas, estar 6 meses en el agua del mar, repitiendo 8 horas los mismos gestos, sin oir nada más que el ruido del mar y viendo sólo el azul del agua.

 Esta vez irá equipado con una pulsera antitiburones y un medidor de la radioactividad del agua, además de su traje de neopreno.
  Puede seguirse su proeza en :

http://thelongestswim.com/




2 comentarios:

Daniel Tribaldos dijo...

¡Increible! y ademas no me parece mucho tiempo, teniendo en cuenta que se tarda un mes en cruzar el Atlantico a vela, 73 dias no me parecen muchos.

Ahora bien el Pacifico es otra historia, no creo que lo consiga.

Curioso tambien lo de la pulsera antitiburones, lo buscare en Internet a ver en que consiste.
Salu2.

corto_maltes dijo...

Sinceramente, Daniel, yo tampoco creo que lo consiga, y más por la dificultad psicológica que la física. ¿Te imaginas 6 meses no haciendo otra cosa que nadar?. Y tampoco me gustaría estar en la piel del capitán del velero, el Discoverer. No he visto que el nadador lleve una baliza personal de localización, por lo tanto el contacto con el velero será sólo visual. Pero el gasoil de un barco no da para 6 meses, o sea que tendrá que navegar a vela adaptando su velocidad a la del nadador (2,5 nudos, con aletas) algo dificilísimo. Y si en una maniobra le pierde de vista (una cabeza entre las olas se pierde enseguida) ¿te imaginas quedarte solo, nadando, en mitad del pacífico?.