Visitas al blog:

sábado, 11 de marzo de 2017

Navegaciones raras en Vietnam.

Pues sí, en Vietnam hemos navegado en los inventos más inverosímiles. En balsas hechas con bambú:

 En cestas redondas hechas con  mimbre en las que hay que remar con un solo remo, ciabogando, porque si no en vez de avanzar te pones a dar vueltas:


 En barcos con fuerabordas caseros hechos con motores de camión:


En barcazas con un toldo que eran la vivienda de los barqueros, con apaños como éste para llevar el acelerador al pie, como en los coches:

En fín, una colección de originalidades que os iré contando poco a poco. Lo que no hay son los inventos modernos como motos de agua y similares. Pero lo más nos impresionó es cómo reman con los pies:

video

video


Después de mucho analizarlo llegué a la conclusión de que el secreto está en cómo usan el estrobo que une el remo al tolete. Obviamente con los piés no pueden dar el cuarto de giro que necesita el remo para ir paralelo al agua cuando va por el aire y perpendicular a ella cuando va sumergido. El remo no va apoyado en la borda y amarrado al tolete como hacemos nosotros, sino colgando de éste con una holgura de unos 5-10 cm. Su posición de reposo es paralelo al agua, así se mueve cuando va por el aire, y en cuanto toca el agua la propia velocidad del barco, y la holgura que le da ese tipo de amarre, hacen que se atraviese y quede perpendicular al agua, y entonces es cuando empujan con los pies. Pero esa es la teoría. En la práctica yo lo intenté y sólo conseguí hacer el ridículo un rato. Aquí el estilo vietnamita, donde podéis ver lo que os he dicho del tolete:


Y aquí el mío, hecho un chocho con los pies:

La verdad es que es un buen invento, porque el cuádriceps es el músculo más grande y potente del organismo humano, y se hace más fuerza con los pies que con los brazos. La barca necesita un asiento con respaldo donde poder empujar.