Visitas al blog:

martes, 14 de febrero de 2017

La única diferencia entre los hombres y los niños es el precio de sus juguetes.

Hola navegantes.

En la entrada del 10-10-16 os hablé del magayate A, de un oligarca ruso, y su mundo de lujo y presunción. Pues ahora se le ha antojado un velero, igual de gigantesco. Es el "velero" más grande del mundo, y está en el otro extremo de los personajes de los que os hablé hace unos días.

Le S/Y A (de "Sailing Yacht A") es el velero más grande jamás construido en el mundo. Lo ha fabricado el astillero alemán  Nobiskrug, cerca de Kiel, para el ruso Andrei Melnichenko, que hace el número 139 en la lista de los ricos del mundo, con una fortuna de 10.100 millones de dólares. Mide 142,81 metros de eslora (largo) por 24,88 de manga (ancho) con 3 mástiles de carbono de 90-100 metros de alto que podrían llevar  3.747 m2 de velas, su desplazamiento es de 12.700 toneladas, y su calado de 8-10 metros. Tiene helipuerto, una piscina cubierta pero con techo amovible para ver el cielo, y una zona de observación submarina. Necesita 54 personas de tripulación para manejarlo. Su precio: alrededor de 400 millones de euros.


 

Podeis ver a la fiera aquí:


Es feísimo y siempre parece que va clavado de proa. A motor alcanza 16 nudos, pero el astillero no dió las prestaciones a vela porque no se conocían hasta que se echó al mar. Pero parece que a vela casi ni se mueve, y en una de las primeras salidas se le rompió el palo de popa:


Todos los juguetes se rompen, también los caros. Al finalizar su construcción se temió que ni siquiera pudiera salir del Mar Báltico por sus dimensiones.Para salir del Báltico a recorrer el mundo hay dos caminos. El primero bajo el puente del Gran Belt, entre las islas danesas de Selandia y Fionia. Pero el vano de ese puente es de 50 metros y el yate de Melnichenko alcanza los 100, y sus mástiles no pueden plegarse. La segunda opción es el canal Drogden, en el estrecho de Oresund, que atraviesa el puente que conecta Copenhague (Dinamarca) con Malmö (Suecia). La pega es que es uno de los más pequeños del mundo, con una profundidad de ocho metros, mientras que el calado del yate tiene entre ocho y diez metros. Finalmente lo sacaron por aquí, descargando peso del barco, con lo que pudo llevar su calado a 7,5 metros. Pero la altura del nuevo yate “A” interrumpió a su paso la actividad en el cercano aeropuerto de Copenhague-Kastrup. La proximidad de estas instalaciones limita la altura de los barcos en tránsito a 35 metros, y hubo que pedir un permiso especial.

Pero que conste que estos megayates son excentricidades en el mundo de la vela, algo así como un pez volador en el reino de los peces. La vela es otra cosa.