Visitas al blog:

domingo, 4 de diciembre de 2016

¿Algún famoso disponible?.

Hola navegantes.

Lo bueno de los famosos de verdad, no de los famosetes, es la facilidad con que atren financiación para las causas más diversas. Ellen McArthur es la mejor navegante de Inglaterra. Todavía es joven, pero cuando era jovencísima (19 años) dió la vuelta a su país como nosotros al nuestro en un velerito de poco más de seis metros. Luego se hizo profesional de las regatas oceánicas y entre otras cosas batió el record de la vuelta al mundo a vela en solitario en 2005. Al retirarse de la vida profesional regatera fundó el Ellen McArthur Cancer Trust, una fundación que enseña a navegar a vela a jóvenes de 8 a 24 años con cáncer, leucemia y otras enfermedades graves para ayudarles en su recuperación y a recuperar la confianza en sí mismos. ¿Os va sonando?. Pues ahora fijaos la noticia:




Traducción: "El trabajo de la fundación de la navegante, cuyo objetivo es devolver la confianza en sí mismos a jóvenes británicos de 8 a 24 años afectos de cáncer y favorecer su curación, ha sido lógicamente felicitado por Bénéteau, que le ha donado un Océanis 45 nuevo en el último salón náutico de Southampton. Especialmente equipado, este barco permitirá navegar a los jóvenes enfermos".

El Océanis 45 es este barco, de casi 14 metros de eslora:


Pues nada, lo que dije en el título. Y ahora hablando en serio, más información de la fundación en:

http://www.ellenmacarthurcancertrust.org/

Y cambiando de tema, el resumen de la presentación de ayer en Getxo. Después de contarles la navegación a Bretaña intercambiamos experiencias de nuestras navegaciones con los niños de oncología, que en Getxo empezaron este verano, y de las que están muy satisfechos y animados a repetir el año que viene. Suerte con ello:

http://itsasamezten.com/2016/12/03/santander-bretana-santander-en-el-corto-maltes-un-velero-de-6-metros-y-carpe-diem/

4 comentarios:

Daniel Tribaldos dijo...

Dos inciativas estupendas mas, ademas de la tuya "la original", cosas como esta hacen que merezca la pena los "sufrimientos" de la vela.

corto_maltes dijo...


Gracias Daniel, pero la iniciativa mía no es original. Se me ocurrió viendo otras similares en Francia. Tal vez lo original fue atreverse a intentarlo, conociendo nuestro envidioso pais, el temor reverencial al mar, y la tendencia a la sobreprotección de esos enfermitos. Pero bueno, con la ayuda desinteresada de muchos compañeros, y la sorprendente confianza en mí de los especialistas del hospital, lo logramos.

Y por si alguien no ha pillado la ironía, en nuestro caso, que todos somos voluntarios, el Océanis 45 sería un regalo envenenado. Pensad en los costes del seguro, el atraque, el mantenimiento, las averías y las revisiones, y a ver quién lo pagaría.

Anónimo dijo...

Querido Alvaro: En muy pocas cosas no estoy de acuerdo contigo y una es que unos gastos supongo que no trascendentales, puedan impedir la ampliación de un proyecto maravilloso como el tuyo. Otra cosa sería que no se encuentre quien se ocupe altruistamente de una nueva ocupación como es cuidar y conservar un barco, pero no desde luego por razones económicas. Y es que existiendo actualmente Internet, me parece que si se explica bien el proyecto y las necesidades que conlleva, de ninguna manera faltarían donativos para sacarlo adelante. Y es que la gente es verdad que por naturaleza somos egoístas, pero también es verdad que somos solidarios para causas como esta. Creo que el dinero "sobraría".
Un fuerte abrazo. Higinio

corto_maltes dijo...

Hola Higinio. Si alguna vez suena la flauta te prometo que te pediré consejo antes de decir que no. Pero aparte del tema económico, recuerda que la mujer del César no sólo tiene que ser honrada sino parecerlo. No quiero ni pensar los comentarios de cómo me había conseguido mi nuevo barco gracias a los niños. Un saludo.