Visitas:

sábado, 31 de diciembre de 2016

viernes, 30 de diciembre de 2016

"Nuestro" hombre al agua de Saint-Tropez cuenta su historia.

Hola navegantes.

Volviendo de la isla de Elba en el Corto Maltés, a la altura del Golfo de Saint Tropez vivimos de cerca las desventuras de un hombre al agua. Ocurrió el 28 de junio y lo conté en la entrada del blog del 29 de junio. Era un hombre que se cayó, sin chaleco, al coger agua con un cubo, que le arrastró. Se lo había atado a la muñeca para no perder el cubo,  y casi pierde la vida. Pues ahora ha contado su desventura en el número de enero de la revista Voiles et Voiliers, que os reproduzco para los que sepáis francés.

La que creíamos que había intervenido por la radio, su mujer, resultó ser en realidad su nieto, con el que venía desde Italia. Un joven de 16 años que es el que salvó la vida de su abuelo, de 72 años, pese a su inexperiencia. Impresionante y digno de leerlo para aprender algo de prudencia en el barco.  Yendo con piloto automático y en la práctica solo (el nieto había ido a su camarote a echar una siesta y llevaba los cascos puestos) se le ocurre coger agua con un cubo para baldear la cubierta, sin reducir la velocidad y amarrándose el cabo a la muñeca para no perder el cubo con el tirón!. El náufrago se desgañitó chillando pero el chico no le oyó. Aguantó en el agua gracias a que no estaba fría (no murió de hipotermia, lo más habitual) y a que utilizó el cubo, boca abajo, como reserva de flotabilidad hasta que fue rescatado. Un milagro que saliera todo bien.

Para evitar este accidente tan típico mis costumbre en el Corto Maltés son:

  1. Avisar al compañero siempre que se va a hacer algo con riesgo de caida al agua, lo que incluye cualquier desplazamiento a la proa y coger agua con el cubo.
  2. Para coger agua, reducir la velocidad.
  3. Atar el extremo del cabo que sujeta el cubo al barco, no a la mano.
  4. Llevar siempre por la popa un cabo o "línea de vida" arrastrando. El Corto Maltés tiene ya miles de millas en la estela y todas las he hecho con un cabito arrastrando por la popa. Es de nylon para que flote y no se trabe en la hélice, y tiene un nudo cada metro más o menos, para que no se te escurra de la mano. Hemos probado varias veces que es posible agarrarse a él y remontarlo, nudo a nudo, hasta llegar a la escalera de popa. Por supuesto la escalera, que va plegada hacia arriba, tiene un mecanismo para poder destrabarla desde el agua.
A veces me han dicho que ese cabo debe frenar el barco, pero si lo hace es despreciable. En el GPS de a bordo no se nota. Y hay otros dispositivos de arrastre, como los hidrogeneradores o las colas del fueraborda, que se ha calculado que frenan al barco sólo unas tres décimas de nudo. Si un hidrogenerador le frena eso, un cabito arrastrando por la superficie lo hará unas centésimos de nudo, algo despreciable en una travesía.








jueves, 29 de diciembre de 2016

Carpe Diem, en el balance del año sanitario.

Hola navegantes.

El Diario Montañés ha publicado su balance del año sanitario 2016 y entre los 40 protagonistas han incluido nuestra actividad de vela solidaria (foto 27). Siento que a los periodistas de Santander les guste tanto personalizar y sólo me citen a mí, pero que quede claro que yo simpre lo cuento en plural, en nombre de los 85 médicos y capitanes que ya han colaborado. Podéis verlo aquí:

http://www.eldiariomontanes.es/fotos/cantabria-conocimiento/201612/24/sano-cantabria-21923370698-mm.html

Es para que estemos todos orgullosos.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Nuevo vídeo de nuestra navegación a Elba: Génova-Sestri Levante


Hola navegantes. Nacho ha editado otro de los vídeos que fue grabando durante nuestra navegación a la isla de Elba. Aquí está:

https://www.youtube.com/watch?v=wSjbe08MeS0

viernes, 23 de diciembre de 2016

El ebook gratis al comprar uno en papel.

La editorial ExLibric me ha comunicado esta otra oferta para Navidad:

"Por la compra de cada libro en papel a través de la web, elige el Ebook que más te guste, añádelo al Carro y el Ebook es tuyo totalmente GRATUITO".

Podéis acceder a través de la columna derecha del blog. La oferta es válida desde mañana día 24 hasta el 6 de enero. Un saludo y felices fiestas.



jueves, 22 de diciembre de 2016

Desarrollar el ingenio.

Claro, teniendo un barco pequeño hace mucha falta. Para la navegación el año pasado a Bretaña conseguí embarcar dos bicis en el Corto Maltés, un velero de menos de siete metros de eslora. Estuve encantado con el logro y nos facilitó mucho los desembarcos y la intendencia. Pero este verano en la navegación a la Isla de Elba se nos rompió la que llamábamos "la bici grande". Aunque en realidad era pequeña (una plegable "Easy bike 3") era bastante mayor que la que llamamos "la bici pequeña", una "Boomerang 13,7". Pesaba cerca de 15 Kg y manejarla con una mano para bajarla y subirla del barco se estaba convirtiendo en el decimotercer trabajo de Hércules.

Por eso para renovarla intenté conseguir otra como la "pequeña", pero ya no se fabrica y está descatalogada. Y me ha costado más de 4 meses conseguir una de segunda mano. Pero lo hice, y el problema es que ahora ninguna de las dos tiene transportín, algo imprescindible para cargar con los depósitos de gasolina para el fueraborda, que es uno de los principales usos de la bici en los viajes porque las gasolineras a veces están muy lejos de los puertos. Pues aquí veis la solución:


Parece una Mobylette de "regreso al futuro" pero funciona. Incluso va mejor que en un transportín, porque esta minibici tiene el centro de gravedad muy atrás, y en cuanto cargas peso detrás del asiento (simplemente llevando una mochila en la espalda) se levanta la rueda delantera del suelo.

Y no me resisto a poner esta foto de la vuelta a España, cuando coincidimos en Cascais con una concentración de Harley-Davidson de toda Europa. La ciudad estaba literalmente tomada por las motos, y aquello era un estruendo del conocido sonido ronco de las Harley aderezado con una invasión de moteros uniformados con las cazadoras negras, los cinturones, los sombreros vaqueros, los flecos de la ropa, las calaveras, etc. Yo me paseé con la bici entre las motazas al volver de cargar gasolina , y mi imagen con aquella bici plegable y dos bidones en el transportín fue más fotografiada que toda las Harley juntas. Es que se partían al verme con la Harley-Torrotson. Una de las escalas más divertidas de la vuelta a España.



miércoles, 21 de diciembre de 2016

AMARA agrupa a padres de niños con cáncer de Cantabria.

La consejera de Sanidad recibe a la presidenta de AMARA, la asociación de reciente creación que agrupa a padres de niños con cáncer.

  Santander- 20.12.2016

  La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha recibido a la presidenta de AMARA, Esther Silván, quien ha hecho la presentación de este colectivo de creación reciente en Cantabria que agrupa a padres y madres de niños con cáncer.
  Entre sus objetivos primordiales tiene el de mejorar la calidad de vida de los niños que padecen esta enfermedad, tratando de lograr la normalización de su vida diaria, y la de sus familias.
  Tal y como ha relatado Silván, que ha estado acompañada por la coordinadora de la asociación, Noelia Palacio, las personas que han dado el paso hacia la constitución de AMARA lo han hecho al ser conscientes de la desprotección que estos niños diagnosticados de cáncer, y sus padres, sienten ante los problemas psicológicos, sociales y educativos que la enfermedad acarrea.
  Por ello, consideran prioritario un apoyo psicológico especializado en oncología, un servicio al que aspiran poder contar desde la propia asociación y al que puedan tener acceso los pacientes en edad pediátrica diagnosticados en Cantabria, alrededor de 15 nuevos casos al año, e ingresados en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV).
  En la actualidad, y a pesar de haber nacido este mismo año de 2016, AMARA Cantabria cuenta con un núcleo de familias afectadas que, en número aproximado de cincuenta, trabajan con esas metas y en estrecho contacto con el HUMV.
  En esta presentación ante la consejera de Sanidad Esther Silván, además de explicar los objetivos generales y los más concretos, ha expuesto algunas sugerencias fruto de la experiencia de quienes han atravesado o atraviesan la difícil situación de vivir la enfermedad como padres.
  María Luisa Real ha agradecido las aportaciones de AMARA y ha asegurado que la su departamento las tendrá muy en cuenta para llevarlas a efecto cuando sea posible, ya que es también voluntad de la Consejería de Sanidad mejorar la calidad de vida de todos los pacientes y su entorno.

martes, 20 de diciembre de 2016

Entre tanta ciencia...

Pues sí, me hace raro ese espacio para explicar un proyecto de vela solidaria entre tanta ciencia, pero es para que estemos orgullosos todos los que colaboramos. Hablaré en nombre de los 85 médicos, enfermeras y capitanes que habéis colaborado en estos 14 años. Trataré de "fichar" a alguno de los Residentes para el año que viene, y agradezco al Dr. Lino Alvarez Granda, Jefe del Servicio de Pediatría de Valdecilla, esta oportunidad de dar a conocer la actividad Carpe Diem a los futuros pediatras.

Por cierto, después de haber cuajado la iniciativa en Getxo, estoy en contacto con un grupo de capitanes que quieren intentarlo en Laredo. ¡Suerte para ellos!.



lunes, 19 de diciembre de 2016

sábado, 17 de diciembre de 2016

Dibufirma de Palavas-Les-Quatre-Canaux.

Hola navegantes.

Nuestra siguiente escala fue Palavas-Les-Quatre-Canaux, a medio camino de Sète. Nos quedamos en el Río Lez, que cruza el canal,  abarloados a una peniche abandonada de nombre "Icarus" y detrás de otra habitada de la que salió una mujer a saludarnos. Nos confirmo lo que ya se veía, que aquellas peniches nunca navegaban. Estaban casi todas apoyadas en la basa pringosa del fondo en una orilla que no tendría ni 30 cm de profundidad. Nosotros estábamos en la segunda fila, por lo tanto más cerca de la mitad del cauce, y cuando entraba una olita el quillote (70 cm) tocaba en el fondo. Se había comenzado hace años el dragado del río Lez pero se acabó el presupuesto y no llegó a donde estábamos nosotros. A nuestra vecina no le preocupaba pues usaba la peniche únicamente como vivienda, y si es así casi es mejor estar pegado al fondo, ya que no se mueve con las olas.

Llamé a la capitanía y me dijeron que como no podía quedarme dentro del puerto (lo habíamos intentado y tocábamos el fondo) tenían sitio un poco más río abajo de donde nos encontrábamos. Para darnos el mismo servicio que la vieja gabarra “Ícarus” preferimos quedarnos donde estábamos, que era gratis y nos evitábamos la maniobra. Sólo había que tener cuidado al embarcar y desembarcar, porque teníamos que pasar a través de aquel mecano de óxido procurando no cortarnos. Para comprar hielo nos remitieron a un sitio que interpretamos que era una fábrica de hielo, y después de hablar un rato con el empleado resultó que era una fábrica de frigoríficos. Eso no nos servía, y tuvimos que continuar hasta una estación de servicio de los alrededores, a la que llegamos por el arcén de una autopista.

Ver entrada del 19 de julio.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Descuento en "Carpe Diem" y "La sonrisa de Mikel".

Con motivo de la presentación de la actividad de vela solidaria "Carpe Diem" a los Residentes de Pediatría del Hospital  Valdecilla, y también con motivo de la Navidad, la editorial ExLibric ofrece un  descuento del 10% en los libros citados. Os recuerdo que una parte de los beneficios son para la lucha contra el cáncer pediátrico. Para beneficiarse del descuento hay que entrar al libro elegido en la columna derecha del blog, y cuando se vaya a pagar introducir en la casilla "cupones" estas claves:
  •  Para "Carpe Diem. Vela solidaria en Santander": #carpediem
  • Para "La sonrisa de Mikel": #lasonrisademikel
Al comprarlo vosotros también estais contribuyendo a esta causa.  Animaos a regalarlos en Navidad.



Dibufirma de Aigues-Mortes.

Hola navegantes.

De Saint-Gilles fuimos a Aigues-Mortes, una ciudad preciosa dentro de un recinto amurallado. La construyó el rey Luis IX de Francia (más conocido por "San Luis", otro modesto) en el siglo XIII en un terreno pantanoso. Aunque ahora parezca mentira, en aquella época Francia no tenía ningún puerto en el Mediterráneo, pues hacia el Este pertenecía al Imperio Germánico y hacia el Oeste a Aragón. Hubo que construir el canal de acceso y proteger su entrada. La muralla tiene 9 puertas y muchas torres, todas perfectamente conservadas.



En el muelle nos sorprendió ver que algunas vedettes se amarraban a una pared de tablestacas sin interponer defensas, algo inaudito para mí. Imagino que en ese puerto tan protegido, donde no entran las olas, uno puede confiarse. Pero yo no lo haría, siempre hay alguna motora que pasa deprisa levantándolas con su estela, y en ese caso el casco de la vedette vería las estrellas.  



Ver entrada del 19 de julio.


lunes, 12 de diciembre de 2016

Dibufirma de Saint Gilles.

Hola navegantes.

Navegamos por el río Ródano, y luego por su afluente el Pequeño Ródano, hasta tomar el Canal del Ródano a Sète en la esclusa de Saint Gilles. 40 millas bajo la canícula y el motor aguantó. Seguimos adelante sobre un agua marrón y cenagosa, tan diferente del agua esmeralda del Mediterráneo. Era un canal con las orillas frondosas y algunos embarcaderos rústicos de madera, y cuando calculamos que estábamos ya a punto de llegar al pueblo nos quedamos en el último que vimos. Empezaban esas etapas maravillosas por los canales, en que podríamos quedarnos a dormir donde quisiéramos sin tener que sacar la billetera .

Fuimos a conocer el pueblo de Saint-Gilles y se lo tenían un poco creído. Su atraque para visitantes era un simple muelle de piedra al lado de una de las calles del pueblo donde había autocaravanas para aprovechar, como nosotros, un grifo que había a ras del suelo. Pues por dormir allí te cobraban 22 euros. En la oficina de turismo había 5 o 6 empleados para explicarte que en su pueblo las cosas a visitar ascendían a dos: el edificio del Ayuntamiento y una abadía del siglo XII. El edificio del Ayuntamiento era bueno para verle desde la acera de enfrente al pasar y para dar sombra. Y en la abadía, cuya mitad estaba en ruinas, por ver la escalera de caracol que subía a las ruinas de la torre, escalera de piedra que según ellos era única en el mundo, cobraban 3 euros, y por añadir la cripta donde yacía Saint-Gilles, su santo patrón, 5 euros. Una pasada. Creo que su alcalde estaba necesitado de viajar un poco.


Ver entrada del 17 de julio.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Dibufirma de Port Saint-Louis du Rhône.

Hola navegantes.

De Port Miou fuimos a las  islas Frioul, donde estuvimos de nuevo retenidos dos días por el mistral y donde empezó a fallar seriamente el fueraborda. De allí  a Port Saint Louis du Rhône, el puerto más al Este que permite la entrada al canal de Midi. Está en un gran golfo, el Golfo de Fos, formado por los sedimentos del Ródano, como el Delta del Ebro. El Golfo en sí mismo es horrible, rodeado de industrias químicas y chimeneas. Se accede al puerto por un largo canal en el que están los astilleros donde quitaríamos el palo.  En el mismo puerto una gran esclusa da acceso al río Ródano, por el que queríamos acceder a los canales. Pues allí Murphy se cebó con nosotros, porque estuvimos 10 días buscando soluciones a la avería y pensando muy seriamente dar por terminado el viaje allí. Ana fue desde Santander con un fueraborda de repuesto desarmado en piezas en la maleta, y eso fue lo que nos salvó, pero ese puerto ya quedará para siempre ligado al jodido fueraborda. Por eso la dibufirma de este puerto no es un barco sino un recuerdo a modo de esquela para el desaprensivo.

Ver entradas del 6 al 16 de julio.

martes, 6 de diciembre de 2016

Dibufirma de Port Miou.

Hola navegantes.

Los días siguientes nos llevaron a las Islas Embiez (donde estuvimos dos días retenidos por el mistral) y Bendor, y de allí de nuevo al Continente a una zona de fiordos al Este de Marsella llamada “Les Calanques” (“Los Arroyos”) porque esos fiordos fueron excavados por ríos o torrentes que desembocaban en el mar. Tienen paredes verticales de más de 100 metros donde crecen los pinos en sitios inverosímiles. Muchas de las “Calanques” terminan en playas de arena y en todas se puede fondear sin meterse mucho hasta la orilla, en un agua cristalina.  La navegación está muy reglamentada. Por ejemplo están prohibidas para barcos de más de 20 metros. 

Port Miou es la más bonita, y su entrada es curiosa porque no te das cuenta que ahí hay una brecha en el acantilado hasta que estás casi dentro. Antiguamente hubo unas canteras de donde se extrajeron las piedras para la construcción del Canal de Suez y de muchos de los edificios de Marsella. Ya no se trabaja en ellas y han quedado como reliquias de los tiempos pasados, algo curioso que rompe la monotonía de las paredes, y para que los chicos a los que les falta un hervor impresionen a las chicas jugando a ver si se quedan tetrapléjicos o no al tirarse al agua desde las alturas. El fondo del fiordo está ocupado por dos larguísimos pantalanes, y al final de la cala, donde el mar queda encogido en un dedo de guante de 16 metros de ancho, desemboca un arroyo de agua dulce. Supongo que un lugar muy parecido al Paraíso.


Ve entradas del 2, 3 y 4 de julio.

domingo, 4 de diciembre de 2016

¿Algún famoso disponible?.

Hola navegantes.

Lo bueno de los famosos de verdad, no de los famosetes, es la facilidad con que atren financiación para las causas más diversas. Ellen McArthur es la mejor navegante de Inglaterra. Todavía es joven, pero cuando era jovencísima (19 años) dió la vuelta a su país como nosotros al nuestro en un velerito de poco más de seis metros. Luego se hizo profesional de las regatas oceánicas y entre otras cosas batió el record de la vuelta al mundo a vela en solitario en 2005. Al retirarse de la vida profesional regatera fundó el Ellen McArthur Cancer Trust, una fundación que enseña a navegar a vela a jóvenes de 8 a 24 años con cáncer, leucemia y otras enfermedades graves para ayudarles en su recuperación y a recuperar la confianza en sí mismos. ¿Os va sonando?. Pues ahora fijaos la noticia:




Traducción: "El trabajo de la fundación de la navegante, cuyo objetivo es devolver la confianza en sí mismos a jóvenes británicos de 8 a 24 años afectos de cáncer y favorecer su curación, ha sido lógicamente felicitado por Bénéteau, que le ha donado un Océanis 45 nuevo en el último salón náutico de Southampton. Especialmente equipado, este barco permitirá navegar a los jóvenes enfermos".

El Océanis 45 es este barco, de casi 14 metros de eslora:


Pues nada, lo que dije en el título. Y ahora hablando en serio, más información de la fundación en:

http://www.ellenmacarthurcancertrust.org/

Y cambiando de tema, el resumen de la presentación de ayer en Getxo. Después de contarles la navegación a Bretaña intercambiamos experiencias de nuestras navegaciones con los niños de oncología, que en Getxo empezaron este verano, y de las que están muy satisfechos y animados a repetir el año que viene. Suerte con ello:

http://itsasamezten.com/2016/12/03/santander-bretana-santander-en-el-corto-maltes-un-velero-de-6-metros-y-carpe-diem/

sábado, 3 de diciembre de 2016

REGALAR UN LIBRO EN NAVIDAD.

Vacaciones, frío y tiempo para leer... Si quieres regalar uno de los libros dedicado con una dibucarta escríbeme a alvarogaledo@gmail.com diciéndome el nombre de a quien se lo vas a regalar, y si tiene barco el nombre del barco para personalizar la dibucarta.

viernes, 2 de diciembre de 2016

A veces se navega así.

Hola navegantes.

Aunque os parezca mentira, es cierto, a veces se navega así. Una ola más grande que las demás o un despiste del timonel, y en vez de pasar nosotros por encima de la ola es ella la que pasa por encima de nosotros. El susto no es para describise.


Os recuerdo la presentación del libro de la navegación a Bretaña, mañana por la mañana en Getxo:



jueves, 1 de diciembre de 2016

Dibufirma de Carqueiranne.

Hola navegantes.

De Héliopolis fuimos a la isla de Port-Cros y de ella al Continente de nuevo, al puerto de Carqueiranne. Al pedir plaza por la radio lo primero que me preguntaron es cuánto calaba el velero, y a la entrada un cartel avisaba de que en todo el puerto la profundidad oscilaba entre 0,6 y 1,5 metros. Tampoco éste valía para veleros grandes. Nos quedamos inicialmente en el muelle de acogida y era de asustar por el poco calado, con unas piedras que velaban a pocos metros. Me propusieron cambiarme a uno del interior del puerto, donde el calado era aún menor y la hélice iba removiendo los lodos de fondo, lo que os dará una idea del escasísimo calado. Al llegar a la plaza vimos que la “pendille”, ese cabo que une al pantalán las amarras de popa , que entre un uso y otro descansa en el fondo, salía podrida de una basa negra, pringosa y maloliente,  llena de mejillones y conchas que nos herían las manos, y además su extremo estaba bloqueado. Amarramos nuestra popa a los barcos de al lado. Al día siguiente al marcharnos el capitán del puerto me sugirió que había visto mi maniobra de amarrar (siempre colocan a los visitantes en puestos que puedan controlar desde la capitanía) y que aunque no me había dicho nada por la hora, no era correcto amarrarse a otros barcos. Le dije que lo sabía, y que si tenían un libro de reclamaciones me lo dejara que quería dejar escrito lo que opinaba de sus pendilles. Se lo pensó mejor y le quitó hierro al asunto deseándome buen viaje. ¡Qué simpático!.

Ver entrada del 1 de julio.