Visitas:

lunes, 28 de noviembre de 2016

Dibufirma de Héliopolis.

Hola navegantes.

Llegamos a Héliopolis, la isla compartida por los militares y la ciudad nudista, creyendo no poder visitarla. Pero preguntamos al patrón de una motora fondeada por la posibilidad de usar una de las boyas vacías frente al puertecito, y al ponerse de pie vimos que estaba con la desnudez del Pato Donald, en pelotas de cintura para abajo. Fue el primer espécimen que conocimos de Héliopolis y casi nos da la risa, porque debía tener dos hernias inguinales y sus testículos parecían los de un toro Miura, y por la altura le quedaban “naturalmente” apoyados en la regala. Nos dijo que podíamos quedarnos porque en esas fechas no las utilizaban, y allí nos quedamos hasta que nos dejaron entrar a puerto al atardecer, al irse la última vedette de pasajeros, y pasamos una velada interesantísima que ya os conté.



Ver entrada del 30 de junio.

No hay comentarios: