Visitas:

viernes, 14 de octubre de 2016

Dibufirma de Marina di Campo.

Hola navegantes.

Marina di Campo fue la escala donde conocimos la picaresca de algunos amarradores italianos, que te cobran un precio abusivo sin dar recibo, regateando la tarifa y sin dar ningún servicio. Nos colocaron en el área de trabajo de la grúa y pretendían que nos quitásemos de allí durante el día para volver por la noche, después de haber pagado la estancia por adelantado. Nos negamos,  y al irnos a la isla de Pianosa en ferry  vimos que la grúa empezaba la maniobra para echar un barco al agua. Ya había aparecido uno de los “ormeggiatori” jóvenes y vi que echaban el barco al agua en nuestro costado de babor, mientras el “ormeggiatore” tiraba desesperadamente de las amarras del Corto Maltés para apartarlo. Estaba claro lo que iban a hacer durante todo el día, afeitarnos la regala con los barcos de la grúa.

Ver entrada del 7 de junio.

2 comentarios:

Paco Pineda dijo...

Don Alvaro, es que los ormeggiatore son para echarles de comer aparte... léase esto: http://ganandobarloventogambucero.blogspot.com.es/2015/05/de-gorrillas-nauticos-y-otras.html y verá como todos hemos acabado padeciendo de una forma u otra a dicho espécimen náutico.

corto_maltes dijo...

Gracias Paco, muy ilustrativo tu artículo. La verdad es que para nosotros los pícaros fueron una excepción, la mayoría fueron correctos y honrados. Acuérdate los de Livorno qué gente tan maravillosa, la que tuvieron que montar para que pudiéramos quedarnos con el puerto lleno por una regata y soplando fuera fuerza 8. Un saludo.