Visitas:

jueves, 18 de agosto de 2016

Endulzar el fueraborda en el pozo.

Hola navegantes.

La avería del fueraborda al volver de la isla de Elba se debió a una obstrucción del circuito de refrigeración por la sal del agua del mar. Era imperioso encontrar un sistema para aclararlo con agua dulce. En los fueraborda situados en el espejo de popa es relativamente fácil, con unas orejeras que se adaptan a la cola del motor sobre las tomas del agua de refrigeración y se conectan a la manguera del pantalán. Pero en el Tonic 23, que está situado en un pozo y siempre sumergido, no sirven y además habría que colocarlas buceando, lo cual en las aguas nórdicas y en invierno ya os imagináis que no es práctico. Hemos fabricado un sistema para hacerlo desde el barco.

Primero compramos un esquilero grande, de 40 cm de diámetro, le hemos quitado la red, serrado el palo a la mitad, y adaptado la forma del aro a la del pozo:





 Hemos hecho un manguerote de hule donde quepa la parte sumergida de la cola del motor:

  En el fondo tiene un agujero para que se vacíe el agua al subirlo a bordo al acabar:


 Hemos reforzado la unión del aro con el palo porque va a aguantar más peso que el original del esquilero:

 

Para usarlo se pliega todo y se mete al agua a través del hueco que queda entre la cola y el casco. Dentro del agua se despliega y se deja la cola del motor dentro, elevando el borde del manguerote hasta que sobresalga del agua. Se mete la manguera dentro y en menos de 5 minutos el agua dulce ha desplazado a la salada, y en ese recipiente de agua dulce se arranca el motor:

 



Se comprueba que el agua que sale por el chorrito de evacuación es dulce y se deja funcionando unos minutos. Al terminar se retira despacio para que el agua escurra por el agujero de drenaje y no cargue mucho peso sobre el sistema.

1 comentario:

Daniel Tribaldos dijo...

Muy ingenioso, la verdad es que no se me habría ocurrido nunca algo parecido, casi que lo podrías patentar.