Visitas al blog:

jueves, 4 de agosto de 2016

Dibufirma del Karmele.

Es la motora de Ander, el que me acogió en su casa flotante mientras trabajaban en la perforación del casco del Corto Maltés en Getxo, al principio de la navegación a la isla de Elba. ¡Parece ya tan lejano!. No se podía dormir en mi barco por el polvo de la fibra de vidrio al lijar y por el olor de la resina. Instalarme en un hotel habría sido caro e incómodo, pues tendría que haberme desplazado al puerto varias veces cada día para los trabajos a bordo. Le prometí que en cuanto pudiera le haría la difufirma de su barco y aquí está. Gracias de nuevo, Ander.