Visitas al blog:

viernes, 26 de agosto de 2016

Dibufirma de Génova.

Hola navegantes.

La navegación de Savona a Génova fue pesadísima por llevar el viento de cara, y en realidad entramos al puerto de Génova para acortar la etapa, porque nuestra primera intención era haber cortado el golfo de Génova en diagonal para adelantar camino. La entrada fue desesperante, pues tuvimos que recorrer las 8 millas que tiene su fachada marítima y sus muelles de rompeolas ciñendo, hasta encontrar la entrada a los puertos deportivos que era,  mira tú qué casualidad, justo la más alejada.

También estuvo marcada por los incidentes con la cartografía electrónica y la noticia de no poder acompañarme Alicia en las etapas de Las Landas, lo que me obligaba a cambiar los planes para la vuelta a Santander. Visitamos Génova bajo un sol de justicia.

Ver la primera entrada del 26 de mayo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que no cuenta Álvaro, es su increíble capacidad para amarrar en los mejores sitios de cada puerto y en el centro de las ciudades: en el Vieux Port en Marsella cuando en principio le dijeron que no había sitio, en la isla de Santa Margarita cuando no tienen sitio ni los locales, en Cannes en pleno Festival, ¡en Mónaco por 11€!, en Sabona bajo la Torre de León Pancaldo (el orgullo local) y de pala, en el centro de Génova, y lo más increíble, en el único amarre de transito, del único pueblo con puerto de todos los pueblos de Cinque Terre... un artista.
Para los que no conozcan los lugares, es como si subes por el Nervión y amarras debajo del Guggenheim (a perdón, que eso también lo ha hecho).
Nacho Savreh