Visitas al blog:

domingo, 14 de agosto de 2016

Con los grumetillos a la playa de Los Molinucos.

Hola navegantes.

Tras la navegación a la Isla de Elba hemos reanudado en Santander las navegaciones con los grumetillos. Ayer salió un día extraordinario de verano, quizás demasiado calor para lo que estamos acostumbrados. En la ciudad hacía 31 ºC, en el mar un poco menos pero se podía navegar en bañador, algo excepcional en el Norte. Ibamos a quedar con la Cruz Roja pero finalmente no pudieron por su trabajo en las playas, que con ese calor y en el puente de agosto estaban abarrotadas de bañistas. Así que nos fuimos a fondear y a bañarnos en Los Molinucos, una playa situada fuera de la bahía, al final del abra del Sardinero.

Como el mundo es un pañuelo al salir de la bahía nos cruzamos con un barco de bandera francesa en el que reconocí a Myriam, la traductora de "La vuelta a España del Corto Maltés" al francés para la editorial La Découvrance. Ella misma es navegante, y aunque vive cerca de La Rochelle está pasando las vacaciones con su barco, el Saye Saye, un Ovni 30, por las costas de Cantabria. Los franceses navegan más que los españoles, sin duda. Bienvenida a Cantabria, Myriam.

Aunque el agua en Los Molinucos estaba un poco fría se bañaron casi todos los grumetillos, y algunos dieron unas vueltas en la zodiac de uno de los barcos, el Serikal. Con tanto bueno la tarde se pasó volando y se nos hizo tarde, lo que nos obligó a volver a puerto a motor, porque además decayó el viento y a vela estábamos casi parados.

Dentro de poco haremos otra salida de vela y una nocturna para ver los fuegos artificiales.










No hay comentarios: