Visitas al blog:

jueves, 28 de julio de 2016

Un tsunami llamado negligencia.

Ayer os decía que todo estaba resuelto salvo que Murphy nos enviara un tsunami o algo parecido. Pues el muy cabroncete lo ha hecho. Con el permiso internacional del transportista ya emitido, encargamos a una mensajería que lo recogiera ayer en el Ministerio y tenía que haberlo entregado hoy antes de las 10. Pues no lo ha hecho y el permiso sigue en Madrid, en el Ministerio. Ahora lo va a traer otra empresa diferente que se lo entregará a José Luis, el del camión, esta tarde. Pero Ana y yo ya tenemos la combinación de transporte de vuelta sacada y a lo mejor la perdemos. La empresa nefasta os la diré más adelante, para que no se os ocurra contratarla para nada

Por si fuera poco nos ha fallado la nevera, sí, la que compramos en Francia hace menos de dos meses. Una bonita obsolescencia programada. Esta vez la responsable ha sido Acasttillage Difusion.  Que no se os olvide.

¿Qué habremos hecho para merecer esto?.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy mil veces de acuerdo contigo respecto a tu gestión en el Ministerio, porque hay mucha gente -jóvenes sobre todo- que dice que esas cosas son chorradas.
Ciertamente Murfy ha querido demostrar con vosotros que está en pleno apogeo... ¡es increíble lo de la mensajería!, otra vez -negativamente en esta ocasión- para no creerlo. Al final todo quedará resuelto, pero.............. ¡que pena que acabe!
Abrazos de Higinio