Visitas al blog:

martes, 12 de julio de 2016

Por el asfalto.

Hola navegantes.

Hasta que haya un veredicto sobre si nuestro fueraborda tiene solución o no estamos visitando estos pueblos Francia en un coche alquilado. Hoy hemos ido a Aix en Provence y a Arles.

Cuando se casó el príncipe Felipe, el Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, le regaló en nombre de todos cántabros una campana de hierro y bronce de una tonelada de peso, para instalar en su jardín. Aunque se comenta que Felipe le dijo "muchas gracias Miguel Ángel, es justo lo que necesitaba", muchos cántabros nos quedamos con la duda de si la elección del regalo había sido oportuna. Pues va a ser que si, porque se ha puesto de moda regalar campañas. En la Catedral de Aix en Provence, la de Saint-Sauveur, tenían 3 campañas que les han regalado unos particulares, para que las admiraran los fieles antes de subirlas al campanario.

Luego fuimos a Arles, la ciudad donde el Ródano de divide en dos ríos, el Gran Rhone, que desemboca en Port San Louis, y el Petit Rhone, que es el que enlaza con el canal de Midi y el que cogeremos nosotros. Pues es un río que asusta, por su anchura, por la corriente que tiene, pero también porque no tiene donde amarrarse uno para pasar la noche. Atraviesa la ciudad entre paredes de hormigón y piedra y no tiene muelles. Todo son tablestacas rellenadas de hormigón, que hacen un borde peligrosísimo para el casco de cualquier barco que quiera amarrarse allí. La misma oficina de Voies Navigables de France (VNF) donde tenemos que amarrar para pagar la Vignete, que es la tasa por utilizar los canales, tiene el "muelle" que veis en la segunda y tercera fotos. Alucinante. Y además no trabajan el fin de semana. Desde luego hay poco tráfico de veleros por este río. Los dos únicos pantalanes que veis en la  última foto son un restaurante y el de la Guardia Costera. Lo demás, un muro sin norais o bitas donde amarrarse. Como tenemos unas 20 millas hasta Arles y no subiremos a más de 2 o 3 nudos con esa corriente en contra, tendríamos que dormir en Arles, y no sé cómo lo haremos.

Por lo demás, Arles es famoso por su anfiteatro romano, que se está restaurando y donde se escenifican peleas de gladiadores y se hacen corridas de toros  "a la francesa", o sea, sin muerte, igual que las de Portugal. Aunque al parecer se han introducido ya las españolas.

Mañana esperamos tener noticias del fueraborda. ¡Qué nervios!.


2 comentarios:

Fernando - Andua dijo...

Suerte !!!

Ayer, mientras leía un libro de historia me apareció un nombre que me sonaba...

https://es.wikipedia.org/wiki/Expedici%C3%B3n_de_Gonz%C3%A1lez_de_Haedo_a_la_Isla_de_Pascua

Digo yo, no habrá ido "mutando" tu apellido con el paso del tiempo ?? Lo digo por que Felipe González de Haedo también era cántabro como tu...

Un saludo

corto_maltes dijo...

Gracias por la información, Fernando. Lo voy a investigar pero me parece poco probable. Un saludo.