Visitas al blog:

martes, 14 de junio de 2016

Otro temporalillo seco.

Hola navegantes.

Hoy salimos de San Vincenzo con destino a Cecina.  El pronóstico era de vientos del SE que irían rolando al W a partir de las 14 h alcanzando fuerza 5-6 a partir de las 17 horas, cuando ya esperábamos estar en puerto. Pero al salir en vez del SE eran del SW y rolaron al W antes de lo previsto, alrededor de las 11. Mientras fueron flojos nos vino fenomenal, izamos el espí y anduvimos así una media hora. En ese tramo, optimistas de nosotros, barajamos llegar hoy a Livorno. Pero el arreciamiento a fuerza 5 se produjo hacia las 12 h. en vez de a las 17 y encima con un componente NW que nos venía de cara, obligándonos a una ceñida muy cerrada. Con un rizo en la mayor y el génova enrollado al 50 % no parábamos de golpear con las olas, que alcanzaban un metro y medio. Abandonamos idea de llegar a Livorno y nos vinimos a Cecina con las orejas gachas.

Cecina es un puerto sin terminar. Están ampliándolo construyendo un espigón que separe el puerto de la desembocadura del río Cécina, que provocaba la colmatación de arena del puerto. Al llegar no contestaban por la radio y ya dentro del puerto unos espontáneos nos indicaron dónde meternos. Pero a mitad de la maniobra, con un viento que dentro del puerto alcanzaba fuerza 4, apareció el marinero y dijo que allí no. Al abortar la maniobra quedamos a merced del viento y nos costó salir de la ratonera. Finalmente nos han colocado en un lugar expuesto al viento por el costado de babor, y ahora mismo, en lo peor de lo pronosticado, estamos escuchando silbar el viento en la jarcia y no sé si nos dejará dormir. Pero todo ello con un sol espléndido y el cielo despejado.

Para hacer los papeles de entrada nos mandaron a una oficina cutre al fondo del puerto, unos 10 minutos en la bici, donde Cristo perdió las katiuskas, entre barcos en seco y varaderos. Es la casa azul de la foto. Pero allí no era y tuvimos que volver, resultando que los trámites se hacían en un contenedor-oficina junto a los pantalanes.

La marina está a 4 kilómetros del pueblo original, tierra adentro, que llaman Cecina Terra. Además ha surgido otra aglomeración urbana relacionada con las playas y el puerto, que llaman Cecina Mare, que son sobre todo negocios relacionados con el turismo. Pero ambas son anodinas y sin mucho que resaltar. En Cecina Terra, 4 kilómetros tierra adentro, hacia un día de auténtico verano, y te olvidabas de lo que había en ese momento en el mar.

Mañana, según meteorología, seguiremos a Livorno o iremos a Florencia en tren.

Hasta mañana navegantes.