Visitas:

martes, 21 de junio de 2016

La Madonnina, los pueblos de Cincue Terre y la pastelería del Papa.

Hola navegantes.

Hoy salimos de Porto Venere con intención de seguir costeando hacia el norte el Golfo de Genova. El pronóstico era de poquísimo viento y se ha cumplido, navegando todo día a la francesa. 33 millas en 10 horas oyendo el motor llegan a ser exasperantes.

Primero fuimos a rodear las islas Palmaria, Tino y Tinetto. Palmaria tiene algunas casas y hostelería, Tino es propiedad militar y no puede desembarcarse, y Tinetto es un islote pequeño. Las tres son preciosas pero la principal sorpresa fue cuando al sur de Tinetto vimos una estatua de la Virgen saliendo en una columna del agua, a unos 50 metros de la orilla. Está marcando un escollo y en lugar de la señal náutica de "peligro aislado" (una columna roja y negra con dos esferas negras encima) han puesto a la Virgen. Se nos paró el motor justo a su lado, pero por suerte no había viento ni corriente y el Corto Maltés no acabó sus días precisamente en un escollo señalado de forma tan atípica. El fondo del mar a su lado estaba lleno de reflejos brillantes, suponemos que monedas que le tiran sus devotos.

Por la mañana fuimos acercándonos a todos los pueblos de Cincue Terre. A media mañana se trabó el timón automático pero por suerte ya lo había desarmado una vez y le conocía las tripas. Se había salido una de las correas que hacen de engranaje para mover la barra, y en pocos minutos quedó resuelto. ¡Menos mal!, porque estas travesías largas, que ya son pesadas, sin timón automático serían insoportables.

Durante la mañana, una patrullera de la Guardia Costera deambulaba en nuestra derrota; de repente nos hemos fijado que seguía atentamente un OFNI (Objeto Flotante No Identificado) muy despacio......era un nadador ! Sin boya de señalización y completamente solo, nadando una travesía paralelo a la costa!! Tras seguirlo unos minutos, y sin él darse cuenta alguna, han decidido abandonar caza, sin ni siquiera pedirle los papeles.

Nos hemos quedado en el muro de Sestri Levante, que ya conocíamos del viaje de ida. Es un pueblo precioso donde ya os conté que hizo sus experimentos Marconi. Una placa recuerda su descubrimiento. Pero hablando de placas, la más curiosa es la que vimos en una pastelería. Entramos a comprar unos bollos para desayunar mañana y tenía un diploma verificando que es la proveedora oficial de dulces al Papa. Por lo visto tanto el actual como el anterior son muy golosos, y a fe que los dulces son riquisimos, por lo menos que nos dio a probar. El diploma dice:

La santidad de nuestro Señor Pío XI, queriendo dar un testimonio de su soberana consideración al señor Angelo Rossignotti, propietario de una fábrica de bizcochos y dulces en Sestri Levante, se ha benignamente dignado a concederle el título de

SUMINISTRADOR PONTIFICIO...

... 25 de febrero de 1924....

Y lo firma el mayordomo del Papa. ¡QUE LENGUAJE!. Sin comentarios.

Y la última foto es un sistema que hemos descubierto para hacer fotos con el móvil a través de los prismáticos. Lo iremos perfeccionando.

Hasta mañana navegantes.

No hay comentarios: