Visitas:

sábado, 11 de junio de 2016

Contorneando la isla de Capraia.

Hola navegantes.

Como estaba previsto, hoy salimos a circunnavegar la isla de Capraia. Pero lo que no estaba previsto es el viento y el día nublado que salieron. En efecto ha habido un Suroeste de fuerza 4-5 con el mar lleno de borreguitos que han hecho la navegación incómoda y desagradable, y además dando bordos acercándonos y alejándonos de la zona de la reserva natural que nos han impedido disfrutar de ella. Y ni pensar en buscar un fondeadero para bañarnos o relajarnos al sol porque el día ha sido invernal. Vaya, un fracaso. Aunque estos días yo me aplico el refrán que dice "más vale un mal día de vela que buen día de trabajo" y me consuelo. Sólo pasar la punta Zenobito, al sur de la isla, nos costó 10 bordos, como habréis visto en el trak de la baliza, y estábamos más pendientes de pasarla de una puñetera vez que de disfrutar del paisaje.

Lo que iba a ser un paseito fueron casi 20 millas de navegación invernal y llegamos a puerto a las 15 h. Después de comer fuimos a conocer en bici otra partes la isla. Hemos bajado a la "Torreta al Bagno", una torre junto al mar a la que se accede por unas escaleras talladas en el acantilado, parecidas a las del Faro del Caballo, en el monte Buciero de Santoña. Y luego hemos visto el faro y otras iglesias.

Al acabar el día hemos ido a la capitanía para coger Internet y hemos hablado con la responsable de los marineros. Lleva 49 años viviendo en Capraia, toda su vida, y dice que es como para suicidarse. Suele pasar, nosotros venimos unos pocos días y sólo vemos lo bonito, pero toda la vida aquí, con una sola carretera, el invierno sin visitantes, aislados por los elementos... viene a cuento ese otro refrán que dice que "un paraíso del que no se puede salir es un infierno", y lo he comprobado en otras islas en las que he estado.

Mañana iniciamos el viaje de regreso hacia el norte. De las 3 islas del archipiélago que nos quedan al sur, sólo se puede visitar una, Giglio, y serían 2 días de descenso, uno o dos para conocerla, y otros dos para volver a donde estamos. Y tenemos que estar en Pisa el viernes 17. Preferimos volver sin prisa e intentar conocer la isla de Gorgona, recientemente abierta al público, aunque tenga que ser con visita guiada.

Hasta mañana navegantes.

No hay comentarios: